Hace unos meses tuvimos la posibilidad de experimentar con el módem X16 de Qualcomm la primera red comercial de LTE Gigabit, la teórica antesala del 5G. Tras los grandes avances de la compañía estadounidense, es ahora Samsung quien se ha puesto a su altura, presentando un módem que supera el gigabit y alcaza una cifra un 20% superior, 1.2 gigabits por segundo. De la anterior Cat.16 (categoría 16) de LTE se pasa a Cat.18 (categoría 18).

Según Samsung, el aumento de velocidad en bajada permitirá descargar una película completa en alta definición en 10 minutos. Además, tanto el vídeo en directo como las videollamadas verán incrementadas su calidad y, sobre todo, su estabilidad. El avance ha sido posible gracias a la llegada de una nueva portadora para agregar, lo que ya supone brindar 6 portadoras (6CA) frente a las 5 que trajo el LTE Gigabit.

El resto de cifras se mantienen idénticas a las de los módems gigabit. En primer lugar, se hace uso de modulación 256QAM, que incrementa el rendimiento de la red para enviar mayor cantidad de bits sobre el mismo espectro radioeléctrico. En segundo lugar, también está la tecnología MIMO 4x4, que permite hacer envíos y descargas simultáneas sin que se resienta la velocidad.

La guerra por llevar al máximo el LTE es la misma que la de llegar pronto a las redes 5G, pues todos los actores implicados no dejan de afirmar que este desarrollo previo a la nueva generación es necesario y obligatorio para posicionarse de cara al futuro. Además de todos los avances en velocidad que traerán estas redes, así como una mejor gestión de la saturación, irán apareciendo nuevos usos hasta ahora inéditos, como utilización de aplicaciones sin necesidad de instalarlas.

La producción del módem comenzará a finales de año, por lo que se espera que llegue integrado en los terminales estrella de Samsung para 2018, los Samsung Galaxy S9.