En la calle, en el metro, en una terraza, en un programa de televisión. Allá donde veas a alguien con unos auriculares blancos en sus orejas, es más que probable que estos sean los que comercializa Apple junto a sus dispositivos. A lo largo de los años, su diseño y su apuesta por el color blanco cuando la mayoría del resto de fabricantes apostaban por el siempre clásico negro han convertido a estos auriculares en toda una seña de identidad para la compañía californiana.

Aunque su diseño no siempre ha sido el mismo, los actuales EarPods y AirPods (la versión inalámbrica de los mismos) no difieren demasiado respecto a las primeras versiones que fueron puestas a la venta, siendo una evolución de las mismas más que un concepto nacido de cero. A través de una entrevista realizada para The Wall Street Journal, el jefe de la división de diseño de Apple, Jony Ive, ha desvelado hoy cuál fue la fuente de inspiración que se tomó a la hora de diseñar un producto de apariencia tan inocente pero que ha terminado siendo profundamente significativo para la compañía.

AirPods

Tan sorprendente como cierto es saber que el diseño original de los auriculares partió de los Stormtroopers de Star Wars, una de las figuras más reconocibles de la saga cinematográfica de ciencia ficción. Una vez conocido esto, resulta inevitable establecer comparaciones entre la indumentaria blanca y brillante de las tropas del Imperio y el pequeño accesorio de Apple cuyo efecto plástico se asemeja en gran medida.

Según ha desvelado Ive, la inspiración también ha funcionado a la inversa de manera reciente siendo J. J. Abrams el que, haciendo caso a una sugerencia del diseñador, dotó al personaje de Kylo Ren de un sable láser más tosco y crepitante.