La cámara del iPhone es uno de los apartados más alabados de los nuevos dispositivos de Apple cada año, demostrando que los megapíxeles no importan -tanto-. Hubo un tiempo en el que no había ningún otro terminal en el mercado que rivalizara con este primero, pero las diferencias entre el iPhone y el resto de fabricantes parecen haberse acortado en estos años hasta el punto de ser casi imposible para el ojo no experto distinguir entre las fotografías realizadas con unos y con otros.

Pero siempre hay diferencias. Al menos eso es lo que piensa el hombre que un día estuvo detrás de Google Plus, Vic Gundotra. Según él, pese a que el esfuerzo de los fabricantes de dispositivos Android ha ido en incremento con el paso del tiempo, ninguno de ellos puede superar al iPhone en este campo, donde es el rey indiscutible. ¿La razón? Android.

Todo comenzó cuando Gundotra publicó en Facebook unas imágenes de sus hijos acompañados de un texto en el que afirmaba: “El fin de las cámaras DSLR ya ha llegado para la mayoría de las personas”. En unas pocas líneas mostraba su asombro ante el Modo Retrato del iPhone 7 Plus, felicitando a la compañía por el trabajo realizado con el dispositivo y calificando los resultados de “asombrosos”. Hasta aquí, podría pasar, al fin y al cabo no es nada que no se hubiera dicho ya. Pero entonces publicó otra frase: “¡Nunca usaría un teléfono Android para hacer fotos!”

Naturalmente, esto no pasó desapercibido. Una cosa es decir que te gusta mucho el trabajo que Apple ha hecho con el nuevo efecto y las mejoras implementadas en la cámara de su último modelo y otra muy distinta cargar directamente contra la compañía en la que una vez fuiste vicepresidente. Ante el alboroto ocasionado, llegó la explicación fundamentada del ex directivo.

Android es un sistema operativo abierto que tiene que ser neutral para todas las partes. Esto suena bien hasta que tienes que entrar en detalles. […] Cuando Samsung innova con el hardware subyacente (como una mejor cámara) tiene que convencer a Google para que permitan que esa innovación llegue a otras apps vía API. Eso puede llevar AÑOS.

Además, la principal mejora no ocurre a nivel de hardware, sino que lo hace al nivel de la fotografía computacional. (Google arrollaba en este apartado hace 5 años […] pero recientemente ha fallado en este aspecto).

Apple no tiene todas estas restricciones. Innovan en el hardware y, simplemente, actualizan el software con sus últimas mejoras (como el Modo Retrato) y lo comercializan.

Conclusión: si realmente te importa la fotografía, tienes un iPhone. Si no te importa estar varios años por detrás, compra un Android.

Aunque puede que haya algo de verdad en las palabras de Gundotra, no deja de parecer que la visión que ofrece es algo sesgada y con unos argumentos que, si bien tienen cierta base, no parecen ser razón suficiente para echar por tierra el avance reciente en el apartado fotográfico por los fabricantes de dispositivos Android. Ciertamente, tener el control de todo el proceso de desarrollo de principio a fin como lo tiene Apple permite disponer de algunas libertades, pero definitivamente tampoco son tan determinantes respecto a aquellos que dependen de un tercero.

La fotografía móvil es uno de los aspectos más cuidados hoy en día por las principales empresas del panorama tecnológico, hasta el punto de que este apartado acapare buena parte del protagonismo en las presentaciones y demostraciones de uso. Decidir cuál de ellos es peor y cuál es mejor es cosa de los usuarios, como ya hicimos en nuestro test ciego hace unos meses.