Estaremos todos de acuerdo en que la presente generación no comenzó demasiado bien y nos dió un primer año bastante flojo a nivel cuantitativo y cualitativo dentro del videojuego. Ahora bien, poco a poco la cosa fue mejorando y tras un 2016 que pasará a la historia como uno de los mejores años de la industria, 2017 no le va a la zaga y tiene muchas posibilidades para entrar en el selecto grupo de los años inolvidables.

Por eso mismo, por encadenar muchos lanzamientos notables y sobresalientes durante cada mes, puede ser difícil disfrutar de todo aquel título que merece ser jugado. Y, faltaría más, nuestras carteras también tienen un límite. Por eso mismo hemos realizado la caritativa labor de rebuscar entre montañas de grandes videojuegos para rescatar cinco títulos más que recomendables por 20 dólares/euros o menos.

Dead Cells

Comprar un videojuego en Early Access hoy en día entraña cierto riesgo. Son muchos los desarrollos exageradamente incompletos, repletos de bugs o, en el peor de los casos, aquellos que jamás cumplen las promesas iniciales y dejan el desarrollo a medias. Dead Cells, de los franceses de Motion Twin, es todo lo contrario.

Si no viéramos la etiqueta de acceso anticipado, esta mezcla de componentes de roguelike, metroidvania y títulos como Dark Souls podría pasar por completo por un juego finalizado. A nivel de contenido, pulido y diversión hablamos ya de uno de los mejores desarrollos independientes de la primera mitad de año. Y desde el estudio prometen doblar su contenido en los próximos meses. Imprescindible.

En Steam.

STRAFE

Las modas en los first person shooter, como en casi todo género del videojuego, tienden a ser cíclicas. Si hace apenas un año comenzaba la exagerada proliferación de los bautizados como hero shooters encabezada por Overwatch, Battleborn, Paragon, Paladins o Lawbreakers, parece que el rotundo éxito de la vuelta a las raíces, al núcleo, de DOOM parece haber calado.

Cierto es que STRAFE, la locura gore y poligonal de Pixel Titans, llevaba anunciado varios años pero, con su lanzamiento, hemos podido comprobar que esta pureza a nivel de gunplay sigue funcionando como un tiro (badum tss) y que salpicar el esqueleto jugable con mecánicas de roguelike crea una experiencia frenética, intensa y adictiva. Quizá un pelín más de variedad general (arsenal, enemigos, escenarios) hubiera sido la guinda, eso sí.

En Steam y PlayStation 4.

Hollow Knight

De vez en cuando, y sin hacer mucho ruido, un videojuego se estrena y coge por sorpresa a todo el fan de un género concreto. Cada vez ocurre menos debido a la creciente importancia de los indie en conferencias y eventos pero eso es justo lo que me pasó con Hollow Knight, uno de los mejores metroidvanias que he jugado nunca.

El pequeño estudio Team Cherry cuaja con esta mezcla de ideas y referencias de Castlevania, Dark Souls y el cine de Tim Burton, con una estética soberbia y un excepcional pulido a nivel jugable (además de interesantes mecánicas como el uso del mapa), uno de los mejores videojuegos indie del año y, posiblemente, de lo que llevamos de generación. Una maravilla que derrocha personalidad y artesanía.

En Steam.

Flinthook

Los chicos de Tribute Games son uno de estudios indies que no se codean con los grandes pero que sí que, poco a poco y juego a juego, cumplen y lanzan títulos que merecen ser jugados. Su último proyecto es posiblemente el más fresco, mejor diseñado y el que más personalidad tiene, poniéndonos a los mandos de un pirata especial con el garfio-gancho sobre el que se construye la experiencia.

El pixel-art, como siempre en el estudio, entra por los ojos y sus mecánicas de roguelite (se nota la tendencia en la industria, ¿no?) funcionan a la perfección pese a, quizá, el excesivo grindeo previo a algunos jefes finales. El núcleo aquí, en cambio, es ese plataformeo y el movimiento mediante el citado gancho, realmente pulido y bien diseñado, cambiando por completo la forma de afrontar un título de este corte.

En Steam, PlayStation 4 y Xbox One.

What Remains of Edith Finch

El videojuego más especial que he disfrutado en mucho tiempo. Así de sencillo. En el nuevo trabajo de Giant Sparrow, un par de horas son suficientes para atraer al jugador al mundo casi onírico, salido directamente del realismo mágico, de Edith Finch, acompañándola en su visita a la casa familiar.

Los tan denostados walking simulators son tan buenos como las historias que cuentan y aquí no solo hay un gran mensaje y un puñado de memorables historias si no una reunión de mecánicas tan variadas como imaginativas y pulidas. Un derroche artístico y técnico y, repetimos, una obra sumamente especial. El ejemplo claro de que el videojuego puede llegar a ser el vehículo narrativo perfecto.

En Steam y PlayStation 4.