España ha perdido más de 21.000 empleos en I+D durante la última década

Por 13/06/17 - 13:15

CDC (Wikimedia)

La ciencia en España sigue en estado crítico, según revelan los datos del nuevo informe de la Fundación Cotec, presentado ayer en el Estadio Vicente Calderón con la asistencia del rey Felipe VI. Los recortes en I+D aplicados durante la última década sitúan a España a años luz de Europa, tanto en niveles de inversión como en recursos humanos. Las quejas de los científicos tienen sentido: nuestro país ha perdido más de 21.000 empleos en I+D durante la última década.

La evolución del número de trabajadores dedicados a actividades de investigación es claramente negativa. Desde el año 2010, fecha en la que la cifra de personal dedicado a I+D alcanzó su cota máxima, España ha perdido más de 21.000 empleos en ciencia, de los que más de 12.000 corresponden a investigadores. Durante los últimos doce meses, ha habido un ligero aumento en el número de trabajadores, que han pasado de las 200.232 personas en 2014 a las 200.865 en 2015, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, este incremento se correspondería únicamente al sector privado, ya que como explica el informe Cotec, "los investigadores en la Administración Pública y en la enseñanza superior disminuyeron en 2015".

Pese al leve aumento experimentado en el personal de I+D, los datos sobre el empleo en la ciencia española siguen en el vagón de cola de la Unión Europea. La Fundación Cotec recoge que "el número de investigadores por cada mil ocupados en España era de 6,8, inferior al 7,9 de la media europea". Esta diferencia se debe especialmente al menor peso de los científicos en el sector privado, donde hay 2,4 investigadores por cada mil ocupados frente a 3,8 científicos del promedio europeo. En la administración pública, sin embargo, España supera la media europea con 1,1 investigadores por cada mil ocupados, frente al promedio de la Unión Europea (0,9); lo mismo ocurre en la enseñanza superior, donde nuestro país cuenta con 3,1 científicos por cada mil ocupados, un dato superior al de Alemania (2,4), Francia (2,7) e Italia (2).

"Se han ensañado con las partidas de ciencia"

Los datos negativos ofrecidos por el informe Cotec no terminan ahí. Según el análisis, la Unión Europea invierte en la actualidad un 25% más en I+D que antes de la crisis económica, mientras que España destina un 10% menos a la ciencia. El Gobierno ha llegado incluso a presumir de un aumento ficticio en los presupuestos dedicados a investigación. Si bien es cierto que las partidas públicas dedicadas a I+D han subido ligeramente desde los 5.793 millones de euros de 2016 a los 6.029 millones de euros en 2017, las cuentas esconden en realidad un auténtico ejercicio de maquillaje político.

Tal y como adelantó la periodista Laura G. Ibañes en Diario Médico, cada vez es mayor el porcentaje del presupuesto dedicado a I+D que no se ejecuta. De hecho, durante el ejercicio pasado, el nivel de gasto real en ciencia alcanzó su nivel más bajo de la última década, ya que solo se utilizó el 38% de la inversión presupuestada para investigación. El motivo es que en los Presupuestos Generales del Estado se utiliza un truco muy sencillo: aumentar las partidas dedicadas a créditos y reducir las destinadas a subvenciones, puesto que las primeras generalmente no son utilizadas por los científicos y las segundas sí.

Este maquillaje presupuestario no pasa desapercibido en el informe presentado hace unas horas por la Fundación Cotec. La entidad afirma que la política de recortes en los presupuestos públicos "se ha ensañado particularmente con las partidas dedicadas a la ciencia y la innovación. [...] Los ajustes acumulados desde 2010 (del 50%) han sido muy superiores a los anunciados (del 30 %), puesto que, a la reducción de las cantidades consignadas en los presupuestos, se le han unido unos decrecientes niveles de ejecución presupuestaria, que en 2016 han llegado a su nivel mínimo histórico".

En opinión de Cristina Garmendia, presidenta de la Fundación Cotec y anterior ministra de Ciencia e Innovación en el gobierno de Zapatero, "no parece que España pueda desempeñar un papel protagonista ante las oportunidades y desafíos que prometen trasformar aún más la sociedad que hoy conocemos" si la tendencia no cambia de forma urgente. Pese a las promesas sobre una mayor inversión en ciencia, los leves aumentos anunciados (+2,74%) hasta la fecha se encuentran por debajo del aumento del PIB (+3,2%). En otras palabras, la inversión en ciencia con respecto al PIB volvió a disminuir del 1,24% de 2015 al 1,22% en 2014, cuando la Unión Europea recomienda alcanzar al menos un 2% de gasto sobre el PIB en investigación. Un compromiso "insuficiente", según Cotec, "para evitar que la I+D siga -por quinto año consecutivo- perdiendo peso en nuestro país".