Después de anunciar que están trabajando en la eliminación de algunas restricciones en el autopilot de sus vehículos, Tesla ha pedido la colaboración de sus clientes para el desarrollo de software que los lleve un paso más allá en innovación.

De acuerdo con Electrek, Tesla ha pedido permiso a los dueños de los autos para recolectar "pequeños clips de vídeo recogidos por las cámaras externas del auto para aprender cómo se reconocen cosas como las líneas de los carriles, las señalizaciones viales y las posiciones de las líneas de tráfico. Entre más flotas se tengan aprendiendo sobre las condiciones, mejor será la habilidad de autoconducción de Tesla".

La compañía se valdría de las últimas actualizaciones del hardware de los autos de la compañía como las ocho cámaras 360, los 12 sensores ultrasónicos y el radar que Tesla presentó en octubre del 2016.

De acuerdo con la compañía, con los vídeos no se recabaría información personal sobre los dueños de los vehículos tales como las placas o información de identificación.