"¿Esa es tu nueva pierna rosa?" "Wow". Entre besos y abrazos, Anu, una niña de siete años originaria de Birmingham, enseñó por primera vez a sus compañeros de colegio su nueva prótesis rosa que le permite correr y jugar como cualquier niño de su edad.

Esta prótesis le fue dada a Anu por el Servicio Nacional de Salud británico, el cual recibió después de los Juegos Paralímpicos del 2012 una inyección presupuestaria para, entre otras cosas, dar prótesis deportivas a los niños amputados que les permitan correr, bailar y nadar.

Las imágenes que se han hecho virales provienen de un reportaje de la BBC sobre la incertidumbre del destino que tendrá este fondo de apoyo para los niños en los siguientes meses, algo que podría ser perjudicial incluso para Anu, ya que este tipo de prótesis tienen que cambiarse cada dos años: