Llegar a una empresa, empezar a servir cafés y hacer fotocopias. Sin sueldo o, en el mejor de los casos, bonificaciones ínfimas. La vida de becario es dura, de eso no hay duda y, en muchas ocasiones, se convierte en un trabajo que se acerca más al de un asistente o secretario que un profesional en prácticas. Además, todo despiste o fallo es durante criticado y tachado de cagadas de becario.

Todos hemos tenido estas horribles experiencias y, aunque ahora podamos verlo con perspectiva y recordarlo hasta con cierto cariño, la verdad es que son épocas duras. Sobre todo para aquellos que se quedan en el puesto de becario más de lo necesario (crisis económica, bienvenida) y un contrato fijo se convierte en un sueño imposible. En la celebración del Día Internacional del Becario este lunes 8 de mayo no vamos a recordar los aspectos más horribles de ser becario; por el contrario, veamos la otra cara de este trabajo. Porque ser becario puede ser algo maravilloso.

Pero solo si trabajas en Silicon Valley. En Estados Unidos la vida es mucho más cara y, en consecuencia, los sueldos son más altos. Normalmente, esta norma no aplicaría para los becarios (de los cuales a muchos no les dan ni las gracias) pero desde Silicon Valley han decidido cambiar las cosas.

La sede de empresas como Facebook, Google y Apple se han convertido también en un paraíso para los becarios. En este tipo de empresas existe una gran competencia por contratar a jóvenes talentos y, para ello, dan muchos incentivos a los nuevos becarios para que accedan a formarse con la compañía. Matrículas para gimnasios, cafeterías gourmet, oficinas de lujo... Todo sumado a un sueldo de más de 5.500 euros al mes además de ayudas para pagar el alquiler y bonificaciones.

En el caso de Google, la empresa ofrece a los pasantes 6.500 euros mensuales y otros 1.800 como ayuda para el alquiler. Microsoft sube el sueldo a 7.000 más 2.330 en alquiler y otros 4.600 en incentivos, la misma cifra que ofrece LinkedIn. Dropbox pone todavía el listón más alto con una oferta para los becarios de 8.000 euros mensuales y 4.660 para el alquiler, informó un estudio publicado en Bloomberg.

Los trabajadores recién llegados a una compañía de Silicon Valley tienen un sueldo promedio de 95.000 euros (unos 8.000 mensuales) más un bono de acciones de casi 12.000. En promedio, la Administración de Seguro Social arrojó en 2015 que el promedio salarial en Estados Unidos es de 44.000 euros, unos 3.500 al mes y muy por debajo de las cifras de Silicon Valley.

La inexperiencia como fortaleza

Con estos sueldos y prestaciones uno querría ser becario toda su vida. Además del sueño en Silicon Valley, hay otras empresas que también ofrecen buenas oportunidades y remuneración a los nuevos trabajadores. Sin embargo, hay becarios que sin importar las condiciones, lo tiran todo lo borda. Algunas veces son errores de principiante, otras son meteduras de pata que han provocado el despido.

Business Insider publicó en 2014 las peores meteduras de pata de los becarios y que serán recordadas hasta la posteridad, como la pasante que se de NBC que cagó (literalmente) en dos plantas diferentes porque los baños estaban cerrados.

Otro becario de TechChrunch que fue expulsado por escribir que publicaría buenas reseñas a cambio de MacBooks. Otro estudiante fue víctima de las redes sociales después de que enviara un mail a sus jefes diciéndoles que no podría asistir por problemas familiares y, más tarde, su jefe lo viera en Facebook vestido de hada y con una cerveza en la mano.

Ser joven puede ser el mejor arma o el peor peligro. En un momento en el que para muchos la fiesta es lo más importante y en donde quizá muchos jóvenes están empezando a aprender cuales son los valores más importantes en un trabajo, en Silicon Valley ven todos estos aspectos como una fortaleza. Las ganas de aprender y las nuevas y refrescantes ideas son lo más importante para algunas de las empresas más innovadoras a nivel mundial. Ser becario es un trabajo para aprender, peor también para compartir tu talento y demostrarlo. Y una buena remuneración y motivaciones es el primer paso para apoyar a los nuevos profesionales.