Las aerolíneas quieren quitarse de en medio a los intermediarios, al menos, en lo que la venta de billetes se refiere. Actualmente, una de las bondades de las webs de reservas de vuelos online reside en que los precios suelen ser idénticos en las webs de las aerolíneas y, además, ofrecen servicios de valor añadido como comparar precios o adquirir servicios adicionales; al igual que las agencias de viaje que también funcionan como canal de venta.

No obstante, parece que las aerolíneas quieren eliminar a estas webs de la ecuación y acercarse aún más al pasajero en lo que a la venta de billetes se refiere. Por un lado, el total del precio del billete, si se compra directamente a la aerolínea, va a las cuentas de estas, sumado a la parte de comisión (y de ingresos por publicidad) del intermediario, pues no olvidemos que de ahí procede de la comisión que reciben de las aerolíneas por cada venta.

Hasta ahora, el modelo de negocio era un win-win: por un lado, los comparadores y agencias reciben ingresos por la venta de billetes que en muchas ocasiones recibía un precio especial por reservas anticipadas y pago inmediato y, por el otro lado, las aerolíneas sumaban un canal de venta adicional sin necesidad de desplegar infraestructura propia y, en los principios de la venta online, incertidumbre de por medio: estaban menos expuestas a realizar grandes inversiones cuando el retorno del canal era muy limitado.

Las aerolíneas tienen más información respecto al comportamiento del consumidor, inteligencia en tiempo real y mayor información para planificar su estrategia operativa en términos de tráfico. Es por ello que el cambio de paradigma será el que vaya a sacudir un modelo de negocio que ha experimentando una concentración de servicios en manos de los que tienen mayor nivel de negociación, las aerolíneas, o al menos, arrastrar la comercialización hacia sus propios sistemas de gestión.

Y es que hasta el momento, se ha venido utilizando mayoritariamente el sistema transacciones automatizadas (GDS) entre los proveedores de servicios de viajes y las aerolíneas, operado mayoritariamente por compañías como Amadeus, Sabre o Travelport, pero la IATA, entre la que se encuentran las aerolíneas de IAG, ha desarrollado su propio sistema de reservas conocido como la NDC (New Distribution Capability), que se postula como la alternativa al GDS tradicional y sobre el que no cobrarán recargo a partir del uno de noviembre, puesto que la intención de las aerolíneas pasa por potenciar su propio sistema de distribución con conexión directa a sus canales de venta, que se supone tiene menos coste y por tanto es más eficiente para dichas compañías.

Ahora, las aerolíneas quieren pasar, con toda lógica, a concentrar el poder y los servicios adicionales a la vez que aumentan la incertidumbre frente al futuro de estos comparadores. Las primeras que han anunciado el primer paso para cambiar el sistema de comercialización hacia el nuevo de la IATA, el ya mencionado NDC, han sido las de IAG: Iberia y British Airways cobrarán a partir de noviembre un recargo a los pasajes que no se reserven a través del nueva estándar de la IATA, como recoge El País.

"Para entender el movimiento conviene saber que las Aerolíneas tradicionales como Iberia o AirEuropa venden por sus canales propios únicamente el 30% (web, teléfono y App) y el resto a través de GDS, AAVV y OTAs principalmente. En las low cost, como Iberia Express o Vueling rozan el 50% de venta directa, pero no llegan a día de hoy." - Fabián González, analista de mercado para España en Phocuswright.

En un mercado de costes como el de las aerolíneas, el recargo para todo lo que no sea la compra a través de su canal significa la muerte para los intermediarios y la concentración del poder de negociación hacia los que tienen la sartén por el mango: las aerolíneas. Y es que la moraleja del asunto es más sencilla de lo que parece: los comparadores y agencias necesitan, sí o sí, a las aerolíneas pero no viceversa. Y puestos a contar inversiones multimillonarias y optimización de costes, es justo que el César quiera comerse toda la tarta.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.