En abril de 2016 Orange se hizo con el 65% de Groupama, una entidad financiera francesa, con la intención de montar su propio Orange Bank; en un intento por diversificar su negocio principal y ofrecer mayores oportunidades a sus consumidores, utilizando la infraestructura que tiene la entidad francesa. La idea, como no podía ser de otra forma, es la de ofrecer servicios financieros a los clientes de la operadora, por lo que una de las dudas en su anuncio era la llegada de estos servicios a sus consumidores de otros países.

Ahora, y tal como podemos leer en El Economista, el presidente de Orange, Stéphane Richard ha confirmado la llegada de este Orange Bank que empezará a operar en Francia a partir del 6 de julio, ofreciendo servicios de pagos móviles, transferencias bancarias mediante SMS y las clásicas tarjetas de crédito y débito.

Pero los planes de la compañía van más allá de su lanzamiento en Francia, y también implantará su propio banco, bajo la marca de Orange Bank, en España y Bélgica. Aunque habrá que esperar hasta la segunda mitad del 2018 para conocer los planes definitivos de la compañía, fecha en la que se producirá el desembarco de la entidad en España.

Con este movimiento, la compañía podrá desviar gran parte de sus operaciones con terceros hacia operaciones internas, incluyendo financiación para sus clientes o servicios exclusivos, amén de tener más información sobre los hábitos bancarios de sus clientes, que son el nuevo dorado en la industria de las comunicaciones.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.