La música... la música clásica para especificar, esa herramienta manipuladora que hace parecer intelectual a todo el que la escucha —al parecer ha servido un poco desde que escribo mis artículos escuchándola— y es básicamente una grabación directa de las voces de los ángeles.

Para ejecutar estas voces divinas es necesaria una gran dosis de locura y tiempo, cosa que literalmente convertía a estas personas en estrellas de Rock de su tiempo. Lástima que aunque la primera sea infinita, la segunda requiere prudencia.

Cosa que ninguna persona que posea ese cabello puede tener.

Esta fotografía histórica nos muestra claramente a Mozart animando a su audiencia antes de realizar un magistral solo de violín. Orion Pictures.

Uno de los más grandes, sino el más grande de todos, es Wolfgang Amadeus Mozart —básicamente presente en el tono de cualquier celular barato que habite todavía por las calles—.

Tratar de describir su estilo sería demasiado difícil para alguien que finge ser un intelectual como yo, pero apartándonos un poco de la música, existe un enorme mundo inexplorado en la variedad musical del autor. Conocidas como sus "obras incompletas", van desde piezas famosas hasta completas desconocidas.

Veamos por ejemplo su "Requiem", la marcha fúnebre que según fuentes históricas dudosas —la misma de donde sacamos esa "fotografía histórica"— fue escrita para su propio funeral. La realidad es que el hombre murió mientras la componía, dejando una enorme cantidad de acordes... notas... lo que sea sin terminar. Como había sido pagada la mitad por adelantado, su esposa contrató secretamente a Franz Xaver Süssmayr para que concluyera el trabajo, y desde entonces ha pasado por múltiples revisiones de incontables compositores.

Este es únicamente uno de las otras 150 canciones que se estiman fueron dejadas incompletas, encontrando gracias al estudio científico de sus manuscritos, que según la constancia de las marcas de agua y tinta en ellos solía dejar canciones sin terminar para concluirlas después de cierto tiempo.

—Estoy ocupado en este momento.
—Sólo pensaba en la posibilidad de tener otro...
—¿Otro hijo? Vamos a ello, igual lo que estoy haciendo no es muy importante.

Tres de sus óperas quedaron inacabadas, teniendo un conjunto de sonatas, sinfonías y conciertos que se piensan perdidos o simplemente dejados a la mitad. Pero la música clásica no podía pagar el precio, y algo tuvo que hacerse al respecto.

Esa movida de su esposa al contratar a un músico externo que completara el trabajo, ha sido replicada a lo largo de la historia teniendo incluso conciertos en la actualidad que están basados en concluir por intuición piezas inacabadas del autor.

Pensemos todo esto por un minuto: Mozart, el genio musical más grande de todos los tiempos y ciertas orquestas, que probablemente serán olvidadas dentro de unas cuantas décadas. Una tiene derecho de modificar a la otra.

Claramente cualquier adición de Mozart sería requerida en la actualidad, no al revés. Pero existen ciertos casos donde preferimos vivir en una ficción que afrontar la dura realidad de que algunas pequeñas partituras de una canción están perdidas para siempre. Lo que no suena tan mal a primera instancia, hasta que repetimos por tercera vez el nombre de Wolfgang Amadeus Mozart, eso sólo ya es suficiente para generar un eco en la habitación.

Existen discos plagados de música inacabada, a lo que supongo que el prodigioso músico respondería con:

Lo más necesario, difícil y principal en la música, es... terminar tus obras".

Frase inacabada que originalmente citaba: "Lo más necesario, difícil y principal en la música, es el tiempo", pero considerando qué tanto nuestra visión del genio comparte aportaciones de otros compositores deberíamos continuar esta labor ¿verdad?

De todas formas, considero que lo más importante de este artículo es...

El escritor no pudo continuar su labor porque se le habían acabado los temas y quería una salida ingeniosa para darle más sentido a su idea de las "obras inacabadas".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.