Un sencillo cambio de enfoque puede alterar violentamente una obra. Eso era lo que necesitaba Life. Contaba con un concepto excelente y una serie de recursos geniales, pero la manera en que fueron estructurados y presentados fue nefasta. Arruinando lo que pudo haber sido una película excelente. El director de una película ejerce una influencia esencial en el producto cinematográfico final. Tiene que tomar decisiones vitales de las que depende la estructura del filme. El encargado de esto, en el caso de Life, fue Daniel Espinosa. En su currículum podemos encontrar un trío de películas de acción y poco más. Por esta razón, era un misterio cómo iba a resultar Life. Pintaba como un interesante thriller; pero un género así requiere una serie de habilidades y sutilezas con las que Espinosa no contaba.

Para empezar, pienso que el mayor defecto de Life es que no se preocupa en lo absoluto en desarrollar sus personajes. Las interpretaciones no son el problema. Jake Gyllenhaal hace lo que puede con el material que tenía. Rebecca Ferguson también logró expresar un rango de emociones interesante, a pesar de estar atada al precario guion.

No vemos a los personajes desarrollarse naturalmente. Todo lo que sabemos de ellos surge de una o dos líneas de diálogo adjuntadas a una conversación. El único recurso que podría hacernos sentir empatía por alguno ocurre en una corta escena en la que el integrante japonés del equipo "Sho" ayuda a su esposa a dar a luz, alentándola a través de un iPad. Este fragmento demuestra que los escritores (o el director) sí sabían cómo presentar un personaje de manera creativa, solo que eligieron no hacerlo. Se limitaron a tomar la decisión aleatoria de darle un trasfondo interesante a Sho. De resto, los demás miembros parecen estatuas que reaccionan a los eventos a su alrededor, pero no tenemos razones reales para preocuparnos por su bienestar.

El suspenso es manejado de manera demasiado torpe. Los conflictos que suceden son resueltos con simpleza, solo para introducir otros sin permitirle el más mínimo respiro a la audiencia. Ninguno tiene relevancia porque los clichés y los fallos lógicos nublan nuestro juicio. Los guionistas se llevan la mayor porción de la culpa, ya que las resoluciones facilistas y sin sentido plagan el filme.

Como sabrán, Life trata sobre un grupo de astronautas y científicos que deben analizar una misteriosa criatura marciana. Es un momento histórico para la humanidad, por lo que existe mucha expectación alrededor de todo el evento. Para sorpresa de nadie, el espécimen desconocido resulta ser violento. Los tripulantes de la masiva estación espacial deben asegurar que no se convierta en una amenaza para la tierra.

Si quisieran podrían adivinar lo que pasa a continuación. Esta es una reseña libre de spoilers, pero sí podemos decirles que una serie de clichés que parece interminable llena el resto del metraje. Es imposible tomarse la película en serio cuando requiere que apaguemos nuestro cerebro a lo largo de su duración. Si se ponen a pensar por unos instantes acerca de los puntos de conflicto de la trama, se darán cuenta que la lógica de la obra se rige por conveniencia, no es consistente en lo más mínimo.

Apenas existen unos intentos pobres de explicar por qué la criatura es tan insistente en su sed de sangre. Y una vez más, la respuesta es otro cliché: le atribuyen una simple necesidad de supervivencia como motivación a las acciones del (cariñosamente llamado) "Calvin".

Lo que no se entiende es por qué el monstruo exhibe un nivel de crueldad y violencia que no podemos encontrar en la naturaleza. Los depredadores que conocemos matan para conseguir comida o cuando se sienten amenazados. Calvin está dispuesto a destrozar a quien sea sin restricción.

El filme también sugiere que la criatura es bastante inteligente, aunque los únicos rasgos "inteligentes" que expone son sagacidad y astucia, nada de sentimientos innecesarios como empatía, comprensión, conciencia de la "otredad", satisfacción, inseguridad, etc. En resumen, una máquina de matar tan efectiva como cruel.

Antes que la película alcance la hora de duración, ya se han vuelto repetitivas sus secuencias: un miembro de la tripulación hace algo mal, causa un desastre, el monstruo lo asesina o se refugia en otra sección de la nave, y eso es todo. Lo mismo se repite una y otra vez hasta que el elenco está diezmado y no quedan más opciones que lo descabellado.

No puedo evitar hacer énfasis en el hecho de que es imposible interesarte por lo que pasa si no conoces a los personajes. En Life solo vemos actores, la cualidad de inmersión que se encuentra presente en la mayoría de películas excelentes está ausente.

Conclusión

Efectos especiales excelentes, actores geniales, una premisa atrayente. ¿Qué falló? Pues lo que le da cohesión a una cinta, la dirección y el guion. Ambos aspectos fueron terribles, arruinando una película que tenía oportunidad de ser brillante.

Pros

  • Unos efectos especiales magníficos.
  • Interpretaciones decentes pero desaprovechadas.
  • Un diseño de sonido bien logrado.

Contras

  • Desarrollo de personajes demasiado escaso.
  • Una serie de clichés que deberían estar más allá de toda consideración.
  • Como toma prestado de películas mejores, pero sin saber qué hacer con todo ese material.
  • Desaprovecha un elenco con bastante potencial.
  • Un guion terrible, raíz de los demás problemas del filme.