Los días libres son ideales para dedicarlos a la lectura o retomarla, pero, como todo, requiere de algunas previsiones. Leer es una actividad que nos puede dar grandes satisfacciones y que literalmente nos sumerge en otros mundos y a estados muy interesantes para nuestro desarrollo.

Cabe decir que escoger libros para las vacaciones o días libres puede ser tan sencillo como llevar la lectura que estamos realizando en este momento. Sin embargo, puede que valgan la pena algunos de los consejos que los editores más lectores de Hipertextual nos tienen.

Victoria Pérez nos dijo lo siguiente:

No elegiría libros difíciles o espesos. Todos tenemos el mismo tiempo, para leer el truco es invertirlo en eso y no en otra cosa, por tanto, por defecto, implica decir que no a muchas otras ocupaciones posibles. En vacaciones, el libro compite, más aún, con otros estímulos que pueden ser más interesantes, así que si tomamos la tarea de leernos un libro que es duro, en un periodo de supuesto descanso, se nos hará más cuesta arriba de lo ya de por sí normal.

Claro que, lo de elegir bien, es más complicado que tomar sólo libros cortos, hay que tener en cuenta que mil páginas de un libro apasionante pueden devorarse más fácilmente que doscientas de un texto complejo. La facilidad tiende a estar en el gusto. Ahora bien, a veces no se acierta, hay libros para cada persona, si uno te gustó al principio pero luego no eres capaz de seguir, yo recomendaría abandonarlo y dedicarle ese tiempo a otro que nos haga disfrutar más, que para algo son vacaciones. “La vida es demasiado corta para sufrir leyendo libros malos”, algo así decía la frase.

A su vez, César Noragueda nos recomendó lo siguiente:

En primer lugar, depende de lo que a uno le apetezca leer, si quiere relajar la mente y leer algo ligero, para lo que servirían novelas que no sean muy densas, o si no tiene problemas con eso y puede leer libros más complicados, como ensayos. Depende del tipo de lector que se sea: si tiene gustos muy definidos o lee de todo.

En segundo lugar, depende de a dónde se vaya, si va a tener tiempo de leer, ya sea porque el propio desplazamiento da para ello y no conduce, ya sea porque haya decidido que le va a dedicar tiempo a leer durante el viaje esté donde esté. En ese sentido, convendría que se hiciese una idea de cuántas páginas calcula que leerá cada día para saber cuántos libros llevarse. Si son de papel, claro; si son e-books, se quita el problema. Aunque de todos modos tenga que seleccionarlos.

El tiempo y la lectura

Ben White

En otras ocasiones ya hemos hablado sobre cómo ser un lector productivo y cómo leer más y mejor. Lo cierto es que leer es una actividad que requiere de cierto grado de compromiso personal; más que nada para con nosotros mismos. Esta actividad que se elige por puro placer e inquietud intelectual sí nos exige dedicarle tiempo y, como dicen mis compañeros, a veces renunciar a algunas cosas. Sin embargo, es una actividad muy gratificante.

También debemos recordar que como lectores tenemos derechos y que es mucho mejor leer algo que disfrutemos que algo que nos haga sufrir o no nos despierte ninguna emoción. Es por esto que elegir libros para las vacaciones es un asunto hasta serio para cualquier lector comprometido, pero no por esto deja de ser algo muy divertido.

Las recomendaciones que personalmente podría agregar van en el sentido de no perder de vista la diversión. Muchas personas no contamos con varios periodos vacacionales o tiempo libre de las actividades comunes, así que: ¿por qué no planearlo como si fuera importante? Este puede ser el momento para leer ese libro que tanto nos han recomendado, ese otro que por diversos motivos no hemos podido empezar.

También debemos tomar en cuenta que libros densos o de temas muy obscuros pueden llevarnos a estados de ánimo no óptimos para las vacaciones, y de tanto tal vez terminemos abandonando la lectura. Todo esto cuenta según los gustos de cada quien y la forma en la que vive sus lecturas.

Por último, no te limites ni te excedas, calcula lo que crees que puedes leer y lo que quieres leer y lleva libros en consecuencia. No cargues de más o de menos (claro siempre es gratificante salir a comprar libros en otros lugares). En el caso de los libros electrónicos no hay tanto problema; sin embargo, leer en este formato requiere el mismo compromiso que los libros físicos.

Por supuesto, la última y más importante recomendación de todos los editores de Hipertextual es que te diviertas al máximo tanto con tus lecturas como en tus vacaciones y nos cuentes de ello en nuestra comunidad.