Han pasado algo más de 10 años desde que BlaBlaCar comenzase a operar en Francia, tiempo suficiente como para asentar su negocio de ride sharing. Tanto dentro, como fuera del país. Tras una década expandiéndose y explicando cómo era aquello de compartir viajes y gastos, la francesa ha pasado a nueva etapa en su historia. Una etapa que, teniendo en cuenta el contexto, se antoja muy sensata.

Los detalles del acuerdo aún están por determinarse, pero según ha podido conocer Reuters, BlaBlaCar en Francia habría firmado un acuerdo de programa piloto junto a la fabricante de coches Opel y la compañía de renting y leasing ALD Automotive, ambas francesas, para ofrecer a sus conductores más activos la posibilidad de cerrar contratos de leasing en condiciones mucho más ventajosas que si se hiciesen en otras condiciones.

De esta forma, se inicia una suerte de simbiosis entre ambas partes, que podría marcar el futuro del sector del automóvil en general. BlaBlaCar seguiría siendo el intermediario que cobra por ofrecer un servicio de gestión de coches compartidos, pero se adentra en el alquiler de coches. Algo que ya hiciese Amovens a su manera en España con el objetivo de controlar todas las verticales de alquiler de automóviles que se pueden presentar como opción de negocio. A su vez, las compañías fabricantes de automóviles, que ya han notado el cambio en el sector y las pautas de consumo por parte de los compradores, se adentran en esos nuevos modelos de negocio que, si todo sigue como hasta ahora, marcarán el futuro de la conducción. Car2Go y Daimler sería el ejemplo más notable en lo que a pautas automovilísticas se refiere y en las que el concepto de propiedad cada día pierde más el sentido.

Para BlaBlaCar sería el cierre de un círculo lógico: ellos promocionan el leasing de unos coches, que luego serán usados para compartir viajes. Resultado: menos vehículos circulando y unos fabricantes de coches un poco más positivos por estar de nuevo en el círculo de influencia.

¿Y en España?

De momento, este acuerdo queda limitado a las fronteras de Francia. Una cuestión lógica por aquello de que BlaBLaCar residen en ese país. Pero es de esperar que, en poco tiempo, esta experiencia se expanda a las demás geografías en las que la entidad opera desde hace años y en las que cuenta con éxito: España.

No está claro cómo se afrontará este tema ya que desde BlaBlaCar España nos comentan que por ahora no está contemplada esta cuestión. Pero sería interesante ver cómo se tiene pensada la integración, porque recordemos que en España es el único país en el que la compañía ha tenido problemas legales, concretamente con Confebus, por competencia desleal y por considerarles una compañía de transporte. Cerrar acuerdos de leasing no les otorgaría el título de empresa de transporte, pero teniendo en cuenta la hemeroteca lo más seguro es que en algún momento esta cuestión sirva de revulsivo para los mayores enemigos de la compañía francesa.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.