El profesor alemán Richard Schirrman creó el primer hostal en 1909. Con el objetivo de promover el intercambio cultural y la paz mundial, el alemán reunió a sus alumnos en un albergue. 108 años después, el movimiento Youth Hostel se ha convertido en la forma de viajar más común para los jóvenes. Las habitaciones compartidas no solamente suponen una forma más barata para alojarse, también una manera de relacionarse con personas de otras partes del mundo y compartir experiencias.

Los hostales alrededor del mundo han ido evolucionando a lo largo de los años y, además de ser un lugar para dormir, en la actualidad ofrecen desde cursos hasta tours por la ciudad.

Si a estas ofertas de ocio le sumamos lugares paradisíacos en Panamá y Costa Rica como Boca del Toro, Playa Venao, San José o Puerto Viejo, la experiencia puede convertirse en algo más que una noche en un hostal. Este fue precisamente el objetivo de Selina cuando fundó su red de alojamiento: crear experiencias únicas para sus viajeros.

Cedida por Selina

Ni es un Airbnb, ni un hotel, ni un hostal. Lo que vende Selina es una vivencia en un espacio idílicos para todos los públicos y monederos. El plan de la empresa es bastante ambicioso: quieren cambiar la manera en la que la gente viaja y redifinir el concepto de hospitalidad.

Este nuevo concepto nació en 2014 en Panamá y, tres años después, ampliará su mercado a a otros países de América Latina como Colombia y México.

Yoav Gery, presidente de Selina, explicó en entrevista con Hipertextual:

México es el mercado más grande que pensamos abrir este año. Muchos viajeros de muchas partes del mundo viajan al país y queremos estar presentes en 30 lugares. El objetivo es crear un sistema y que los viajeros puedan recorrer México de Selina en Selina. No queremos estar solo en Cancún o Ciudad de México, queremos estar en todo el país.

A finales de este año se iniciarán las aperturas en Ciudad de México y Cancún, mientras que hasta 2019 pretenden ampliar las propiedades a lugares como Mérida, Oaxaca, Monterrey, Puerto Vallarta y San Miguel de Allende. Las reservaciones pueden realizarse desde la página web de la empresa, por teléfono o en páginas como Expedia o Booking.

Selina es algo diferente a una red de hostales tradicional porque pretenden abarcar a todo tipo de personas en sus espacios, los cuales cuentan con habitaciones compartidas o privadas. El cliente decide qué requisitos necesita para mejorar su estancia y en función de eso se fija el precio del hospedaje, que oscila entre los 30 a los 300 dólares. El presupuesto no es un requisito para formar parte de la experiencia, pero sí lo es la edad. Este tipo de hostales están, según palabras de Gery, pensados para millennials. En las condiciones de reserva informan que uno de los requisitos para reservar una cama en una habitación compartida es tener entre 18 y 45 años.

Cedida por Selina

Las actividades están enfocadas especialmente para este tipo de público, el cual puede tomar clases de yoga, participar en un intercambio de libros o trabajar en el coworking accesible en cualquiera de los hostels. Mariana, una de las huéspedes del hostal en Boca del Toro escribió en la página de Booking: "El ambiente es muy divertido, muy buena onda, ideal para ir solo o con amigos. Hay shows, un bar muy cool, con buena vista y accesible". La mayoría de las opiniones subrayan el buen ambiente del lugar y las actividades que ofrece la empresa. Como punto negativo, los usuarios afirman que en algunos casos hubieron fallas en la organización.

Sin embargo, uno de los aspectos más relevantes de los hostales de Selina como el de Boca del Río, con una puntuación de 7.9 en Booking, se basa en los espacios y la decoración de sus propiedades. La estrategia de la empresa se basa en reconstruir y restaurar edificios o casas que estén en desuso y convertirlas en hostales. "No queremos crear infraestructura, queremos mejorarla", explicó Yoav Gery en la entrevista.

Para poder seguir con sus planes de expansión, la empresa presidida por Gery cuenta con fondos de inversionistas que les permitirán llegar en los próximos años hasta Miami, en Estados Unidos, Jamaica o Cuba. Los inversionistas y los fondos radican en Israel, Nueva York, Panamá y México. Todos ellos tienen un valor muy específico para Selina:

Los socios inmobiliarios pueden ayudarnos a buscar nuevas propiedades, los inversores tecnológicos pueden ayudarnos a construir una buena infraestructura tecnológica y los perfiles financieros nos apoyan para conseguir fondos adicionales en la actualidad y en el futuro.

El mercado de los hostales no es una novedad en México y Selina tendrá que competir con otros hospedajes que ofrecen experiencias parecidas. En la Ciudad de México se calcula que existen unos 300 hostales, de los cuales muchos se encuentran en el centro de la ciudad y cerca de lugares turísticos como el Zócalo y el Templo Mayor. El primer reto de Selina será encontrar edificios céntricos que restaurar y donde se puedan llevar a cabo las actividades que convierten el hospedaje en una experiencia diferente.

La capital mexicana puede ser el mejor lugar para llevar a cabo restauraciones. En las calles del Centro Histórico pueden encontrarse edificios de la época porfiriana y otras joyas arquitectónicas que están en desuso. Desde el terremoto de 1985, muchos edificios fueron afectados pero no restaurados, y 32 años después siguen sin ser ocupados.

Desde 2010, el Gobierno capitalino ha iniciado un plan para repoblar el Centro Histórico tras el terremoto. En 2014 consiguió aumentar los habitantes a 3.000, aunque seguían siendo más del 40% menos que los que habían antes de 1985, informó Reforma. La desocupación del espacio físico construido para uso habitacional pasó del 70 al 45%, por lo que existen todavía un alto número de edificios y casas que pueden ser reutilizadas por Selina.

Por otro lado, los hostales que ya existen en la República también ofrecen diferentes tipos de precios y prestaciones a sus clientes, además de diversas actividades. Por ejemplo, el Hostal MX en Playa del Carmen, Quintana Roo, cuenta con 82 camas en cuartos compartidos y 13 habitaciones individuales. Las áreas comunes cuentan con un jacuzzi en medio de la vegetación del lugar, lugares de reunión y el Mosquito Bar, una coctelería con precios asequibles.

Hostal MX

El concepto de Youth Hostel está muy extendido en todo el mundo, y cada vez son más las propuestas y ofertas para los viajeros. Selina tiene una amplia competencia en México, país que recibió más de 35 millones de visitantes en 2016 y cuenta con múltiples opciones de alojamiento. Sin embargo, la experiencia que vende la red de hostels pretende abarcar a un gran público, el cual podrá alojarse en las diferentes propiedades que podría tener Selina en México para 2019. Los viajeros no tendrán que cambiar de concepto de hostal cada vez que cambien de estado, desde Selina podrán viajar por todo el país con la confianza de tener alojamiento en uno de los hostales de la empresa fundada en Panamá.