El evento de presentación del Honor 8 en Europa (agosto 2016) fue una declaración de intenciones. La marca, operativa en Europa durante varios años, mostró cualidades propias de una gran marca. Y cómo no, también presentó un producto muy atractivo y solvente, al nivel de los mejores productos de Huawei.

El equipo de Honor, paralelamente, se mostró ambicioso. El objetivo es expandir el éxito que Huawei, principal marca del grupo, ya estaba cosechando en el mercado europeo. Aparecer entre las principales marcas en los informes de GFK o IDC es el máximo logro para la compañía.

El Honor 8 Pro es un conjunto que sorprende y que agrada, sobre todo junto a la etiqueta de 549 euros.

En ese camino predefinido, el siguiente gran paso para el mercado europeo es el Honor 8 Pro, una versión perfumada y complementaria al teléfono que la compañía trajo al viejo continente en agosto. La esencia es la misma, pero las prestaciones y el target son mucho más ambiciosos que antes. Y es que con un precio de 549 euros, el Honor 8 Pro sube el listón respecto a los 399 de su hermano menor, y se adentra en un terreno que colinda con los teléfonos más caros (y mejores) del sector.

Afortunadamente, el 8 Pro se nutre de los dos últimos estandartes del grupo Huawei: P10 y Mate 9. Su diseño está inevitablemente influenciado por el último flagship de la compañía china, con un predominio del metal y las líneas curvas. Pero en su interior es una bestia al nivel del Mate 9, considerado uno de los mejores teléfonos de 2016. El resultado es un conjunto que sorprende y que agrada, sobre todo junto a la etiqueta de 549 euros.

Predomina el metal y las líneas curvas del P10, pero el hardware está al nivel del Mate 9

Algunas de sus principales virtudes son: SoC Kirin 960, batería de 4.000 mAh, pantalla de 5,7 pulgadas QuadHD, 6 GB de memoria RAM, 64 GB de almacenamiento interno, cámara dual de doce y veinte megapixeles, lector de huellas, EMUI 5.1, NFC, LTE… Las diferencias con el P10 y el P10 Plus se diluyen como la leche del café que tomo cada mañana.

Honor, además, planea colocarlo en abril en los principales distribuidores de España: Media Markt, El Corte Inglés, FNAC, etc. Allí posará junto al P10 y P10 Plus, mucho más afamados. Pero el Honor 8 Pro, desde el silencio que supone una campaña de promoción casi nula, estará en la posición perfecta para canibalizar su mercado.

En el mercado libre, los 799 euros del P10 Plus quedan en absoluto ridículo al lado de los 549 euros del Honor 8 Pro

Las diferencias con el P10 Plus se resumen al diseño y la apertura de la lente posterior (f/1.8 frente a f/2.2). Todo lo demás es exactamente igual —o incluso mejor, como en el caso de la batería y la memoria RAM—, dejando a los 799 euros que Huawei pide por el P10 Plus en absoluto ridículo.

Afortunadamente, el apellido de “caníbal” con el que todos conocerán al Honor 8 Pro no parece importar al grupo Huawei. Mientras el beneficio se quede en casa, todo serán sonrisas en casa.