Es imposible tener una opinión neutral acerca de Hitler. O lo amas o lo odias. Sin embargo, al analizar su vida con la mayor objetividad posible, es fácil darse cuenta de que, a pesar de ser una basura de persona, Adolf era un individuo bastante interesante.

Un polifacético líder nato. Pintor fracasado, político, aficionado de la ópera, orador, escritor, soldado, antisemita, etc. Si puedes pensar en alguna actividad, Hitler probablemente la practicó alguna vez. Por desgracia para todos, en la que más se destacaba era en convencer a las masas a que le permitieran poner en práctica sus horribles ideas.

Sin embargo, incluso su serie diaria de actividades ruines no logró ocupar la totalidad de su tiempo. Adolf todavía tenía momentos libres en los que podía a dedicarse a perseguir sus otras pasiones.

Si tan solo se hubiera conformado con perseguir su carrera de modelaje.

Una de ellas era el cine. Era extraño que pasara un día sin que Hitler viera al menos una película. Tenía su cine personal y solía pasar noches enteras viendo filme tras filme, junto con sus oficiales más cercanos. Hasta el punto de que, el día antes del Desembarco de Normandía, el canciller alemán se había trasnochado en su cine personal. Cuando los aliados invadían las playas francesas, ninguno de sus subalternos se atrevía a despertar al Führer.

A continuación les presentamos las películas preferidas del brutal dictador. Es curioso aprender acerca de los gustos, poco consistentes con su carácter, que tenía Hitler.

Todos los filmes de Mickey Mouse

Hitler era un ferviente aficionado de todas las animaciones de Disney. Su ministro de propaganda y amigo, Joseph Goebbels le regaló doce cintas de Mickey Mouse como regalo de navidad en mil novecientos treinta y siete.

The House of Rothschild

A Hitler y a los miembros del partido nazi en general les gustó tanto esta película que piratearon algunos clips para sus propagandas. La cinta trataba acerca de una familia de banqueros judíos. Les encantaba porque apoyaba los estereotipos antisemitas que ellos promovían.

Metrópolis

La épica cinta de Fritz Lang era una de las preferidas de Hitler. El filme ilustra una sociedad fuertemente dividida. La clase trabajadora es esclavizada para satisfacer los intereses de los ricos. Un héroe trata de solucionar el problema uniendo a las dos facciones de la sociedad. Algo que Hitler proclamaba en sus discursos como uno de sus deseos más fervientes.

King Kong

A Hitler le encantaba el cine de Hollywood en general. Su partido llegó a censurar cientos de películas que él mismo guardaba en su colección personal. King Kong era una de sus favoritas. Como todos los que la vieron, quedó maravillado con los efectos especiales de la época.

Blancanieves y los siete enanos

De todos los clásicos de Disney que amaba, esta cinta era sin duda su favorita. Hitler incluso solía dibujar a sus personajes preferidos. Algo que, sinceramente, nos es bastante difícil de imaginar.

Lo bueno es que no tenemos que hacerlo porque dichos dibujos sobrevivieron hasta nuestros días.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.