carne de caballo

Fuente: Pexels

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil ha abierto una investigación en varias comunidades autónomas, entre las que se encontrarían Galicia, Castilla y León, Murcia y Asturias, para determinar un posible fraude con carne de caballo. La instrucción, que se encuentra bajo secreto de sumario, forma parte de una operación internacional, denominada Gazel, en la que participa Europol y está siendo coordinada por el Juzgado número 4 de Ponferrada (León). Tras las primeras pesquisas, hay varios detenidos que están siendo investigados por un presunto delito contra la salud pública y que también podrían haber incurrido en delitos de prevaricación administrativa, pertenencia a organización criminal, falsedad documental y blanqueo de capitales, según la información publicada por los medios locales.

La operación se inició a raíz de la venta de carne de caballo no apta para consumo. Los efectivos del Seprona han efectuado registros en diversas empresas y mataderos, procediendo a la detención de varias personas. Ocho de ellas, según la agencia Europa Press, han ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza. Algunos medios regionales, como La Nueva España, sostienen que la red inyectó presuntamente medicamentos prohibidos y que habría supuestas irregularidades en el sacrificio y posterior distribución para el consumo. De probarse este extremo, algo que no ha podido confirmar este medio, no se habrían respetado los días que deben transcurrir antes de sacrificar a un animal al que se le ha administrado un fármaco. Este período de tiempo es necesario para asegurar que el animal haya metabolizado el medicamento y este sea eliminado de su organismo, de forma previa a que entre en la cadena de consumo.

Hipertextual se ha puesto en contacto con la Oficina de Relaciones Informativas y Sociales (O.R.I.S.) de la Dirección General de la Guardia Civil, que ha confirmado que existe una operación abierta sobre la carne de caballo. Según explica un portavoz a este medio, la investigación está siendo realizada por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente de la Guardia Civil, aunque está coordinada por la Europol. La intervención comenzó después de que se tuviera conocimiento de la distribución de carne no apta para consumo, aunque dicha materia prima se estaría desviando para el consumo de otros animales (piensos), y no para consumo humano. La operación afecta a varias provincias españolas, sin que puedan darse por el momento más datos debido al secreto de sumario decretado por el Juzgado.

La portavoz de prensa de la Interpol, Rachael Billington, ha explicado por teléfono a Hipertextual que la operación internacional es "ligeramente diferente" a la que se llevó a cabo en 2013. Hace cuatro años, la Unión Europea destapó un fraude en la carne de caballo que se distribuía en Francia, Países Bajos y, en menor medida, en España, por la que se vendía dicha materia prima etiquetada como carne de vacuno y no de equino. El motivo, según fuentes consultadas por este medio, es que la carne de caballo es más económica que la de ternera, por lo que la red criminal destapada en 2013 incurría en un fraude económico. En las próximas semanas, la Interpol confía en ofrecer más detalles sobre la nueva investigación Gazel, que está actualmente en marcha.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.