El mercado está expectante de los resultados financieros de la nueva Snapchat post OPV. A pesar de que la compañía ya avisó en su folleto de salida a bolsa que no iba conseguir cash flows positivos a corto plazo, y que las expectativas de los inversores institucionales no están puestas en la rentabilidad financiera trimestral de la compañía (más bien la volatilidad del valor), las cosas se pueden poner más complicadas.

Y es que como ya apuntamos, el modelo de negocio de Snapchat obliga a la compañía a quemar ingentes cantidades de efectivo para mantener en marcha el motor del ingresos por usuario, un número que lleva cayendo en picado 6 trimestres consecutivos y que les obliga a repartir los costes fijos entre un número cada vez más limitado de ingresos vía su modelo principal de monetización, ligado irremediablemente a la cotización que otorgan los anunciantes a cada usuario.

Dicho de otra forma, la viabilidad financiera de Snapchat reside en que, con un número menor de usuarios, los costes fijos ligados a su operativa se diluyan entre un total de ingresos cada vez más crecientes. ¿El problema? Eso no va a pasar. Y con el ojo fijo en los próximos resultados financieros, que pueden determinar el nivel de pérdida de confianza para un momento que es decisivo para toda cotizada: mantener una buena percepción en el mercado tras la salida a bolsa.

Ahora, los que tienen en sus manos el futuro de Snapchat, los anunciantes, no están nada contentos. Pero nada. Tanto que en el agregado para determinar en qué balanza depositar su dinero, la mayoría se está decantando por la competencia directa de Snapchat: Instagram. Ha sido RBC Capital Markets la que ha dado el aviso: los anunciantes y los vendedores están significativamente menos interesados en gastar dinero en Snapchat de lo que lo están a hacerlo con servicios de la competencia, como Instagram y Facebook.

En este sentido, se preguntó a 1.600 anunciantes en qué plataformas estaban más interesados en anunciarse. Casi el 65% de ellos dijo Instagram, mientras que menos del 40% de los que respondieron dijeron que estaban interesados en hacerlo con Snapchat.

A la compañía le crecen los enanos, cada vez con menos usuarios y con menos anunciantes, está más claro que la operación estaba más enfocada a buscar una adquisición con un valor de mercado plausible que en lanzarse a la bolsa en busca de una inyección de capital que le permitiese seguir respirando mientras el barco sigue llenándose de agua.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.