La Audiencia Provincial de Lleida confirma la retirada de la patria potestad a los padres de Nadia, una decisión judicial tomada como medida cautelar por el juez de instrucción a principios de diciembre, cuando también decretó prisión provisional para Fernando, progenitor de la niña. El órgano desestima de este modo el recurso contra la pérdida de la patria potestad presentada por la familia de la menor edad, confirmando la decisión del magistrado de la Seu d'Urgell que dirige la instrucción.

"A la vista del material aportado a la causa, no puede descartarse la consideración de víctima de la menor, cuando menos a través de su utilización como medio o instrumento para la ilícita obtención de importantes recursos económicos por parte de los progenitores", según recoge el auto al que ha tenido acceso Europa Press. Este es el segundo revés judicial que reciben los padres de Nadia por la Audiencia Provincial de Lleida, que también confirmó hace unas semanas la fianza de 1,2 millones de euros.

El organismo también determinó que las dos causas judiciales abiertas contra los padres de Nadia, por un supuesto delito de estafa y por otros delitos de carácter sexual, fueran investigadas por el mismo juzgado. Hoy mismo también se ha conocido que, según los últimos análisis realizados por los Mossos d'Esquadra, la presunta estafa de los padres de Nadia supera el millón de euros. Las primeras pesquisas sobre sus cuentas bancarias detectaron 918.000 euros inicialmente, aunque solo quedaban algo más de 300.000 euros cuando comenzaron las investigaciones.

caso nadia

El auto de la Audiencia Provincial de Lleida sostiene que los progenitores de Nadia están siendo investigados, lo que antes se conocía como imputados, de un delito de estafa en su modalidad de agravada porque se habrían estado lucrando partiendo de la enfermedad rara de su hija, sirviéndose de la Asociación para la tricotiodistrofia y enfermedades raras de Baleares mediante la que recaudaron grandes sumas económicas sin haber demostrado que los miles de euros que recibieron fueran destinados para cuidar a la menor de edad.

Durante ocho años, los padres de Nadia impulsaron diversas campañas mediáticas para obtener fondos económicos con los que sufragar una supuesta operación genética a través del cerebro para tratar la tricotiodistrofia que afecta a la menor. Sin embargo, como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. La patología minoritaria de la niña no cuenta con ningún tratamiento, no existe ningún médico Edward Brown especializado en esta enfermedad rara y ningún hospital de Houston ofrece esta terapia, tres de las afirmaciones realizadas por Fernando y Margarida antes de que estallase el caso Nadia.