Nuevo revés judicial para los padres de la menor con tricotiodistrofia. La Audiencia Provincial de Lleida ha confirmado la prisión provisional para Fernando, el padre de Nadia, encarcelado desde el pasado mes de diciembre cuando comenzó a ser investigado por un supuesto delito de estafa junto a la madre de la niña. El auto del órgano judicial, al que ha tenido acceso Hipertextual, desestima el recurso presentado por los progenitores de Nadia y confirma la resolución del Juzgado de Instrucción número 1 de la Seu d'Urgell.

La Audiencia Provincial de Lleida sostiene en el auto que "existen suficientes indicios de criminalidad, aunque lógicamente provisionales debido a la fase en la que se encuentra el procedimiento". Los padres de Nadia impulsaron durante ocho años varias campañas mediáticas para recaudar dinero con el objetivo de sufragar una operación genética a través del cerebro para la menor, aunque la enfermedad rara que padece no tiene tratamiento. Según las últimas pesquisas policiales, la presunta estafa podría superar el millón de euros. El documento recoge las sospechas de que "aparentemente, tales fondos se utilizaron por contra para el beneficio propio de los investigados".

El auto judicial recuerda que la Ley de Enjuiciamiento Criminal sostiene que "la prisión provisional no debe perseguir fines punitivos o de anticipación de la pena". De ahí que la Audiencia Provincial de Lleida esgrima los argumentos de que "el investigado no ha acreditado arraigo" y que "la pena que se le imputa aumenta de forma notable el referido riesgo de fuga". Además del riesgo de huida, el órgano judicial contempla el "intento de ocultación y la presumible capacidad económica [...], lo que sin duda le permitirían ocultarse a la acción de la Justicia". Estas razones son los motivos para desestimar el recurso del padre de Nadia y confirmar la prisión provisional decretada a principios de diciembre.

nadia
Fuente: Pixabay

El escándalo sobre el caso Nadia estalló a finales de noviembre. Tal y como sospechó inicialmente Josu Mezo en su blog Mala Prensa y demostraron sendas investigaciones realizadas por Hipertextual y El País, la historia construida alrededor de Nadia estaba plagada de falsedades e inverosimilitudes. La patología poco frecuente que padece no tiene tratamiento, tampoco existe ningún médico llamado Edward Brown y ningún hospital de Houston realiza la intervención para la que los padres recaudaron más de un millón de euros.

Tras la imputación de los progenitores de la menor por un supuesto delito de estafa, los Mossos d'Esquadra hallaron imágenes de carácter sexual en el archivo informático de la familia. Fue entonces cuando se abrió un nuevo procedimiento judicial, investigado por el mismo Juzgado, por los presuntos delitos de exhibicionismo, provocación y explotación sexual. La Audiencia Provincial de Lleida confirmó hace unas semanas la apertura de esta segunda causa al describir las fotografías encontradas como un indicio "claramente suficiente" para continuar con el procedimiento. Tras la polémica, las principales asociaciones de enfermedades raras confirmaron que el caso Nadia "no había tenido un gran impacto" en su trabajo, como se temió en un primer momento.