Los terminales de gama alta de la gama Galaxy S, y alguno de gama media, como el Galaxy A5 2016, se benefician desde el pasado año de la posibilidad de utilizar en España Samsung Pay, el servicio de pagos móviles que funciona con todos aquellos datáfonos que soporten NFC, es decir, la gran mayoría a día de hoy. Tras haberlo probado durante meses, dejar la tarjeta de crédito en casa ya es una realidad, pero Samsung también quiere que el usuario se olvide de ella en los pagos online, y para ello ha lanzado Samsung Pay Mini.

Aunque de momento sólo estará disponible en Corea del Sur (a partir del 6 de febrero en el Play Store), la gran noticia es que se podrán beneficiar del sistema terminales de otras marcas de la competencia, y no sólo los de Samsung, como ocurre con el Samsung Pay de pagos físicos.

Muchas de las compras que se realizan a día de hoy se hacen online a través del navegador del smartphone, pero ni es seguro, ni sobre todo es cómodo, pues por cada página hay que introducir los datos de usuario, esperar a la llegada de SMS de seguridad, etc. Con Samsung Pay Mini la experiencia será igual de transparente que con Samsung Pay, con todos los datos asegurados y disponibles para cualquier plataforma que integre el servicio, ofreciendo notificaciones e historial de pagos.

El pago móvil va a estar presente en todas las partes de la vida, con las compañías beneficiándose de ciertos beneficios por cada transacción, y facilitando y asegurando la vida al usuario hacia un eventual triunfo del pago invisible.