CIMMYT

Se supone que son violadores, ladrones y delincuentes. Así es como el presidente Donald Trump ha descrito a los mexicanos que viven en Estados Unidos.

Sus políticas antimigratorias están basadas precisamente en deportar a las personas que él considera un peligro para el país.

Las mismas personas que llegan desde el país vecino en busca de nuevas oportunidades laborales.

Empezar una nueva vida en Estados Unidos se ha convertido en un problema para muchos latinos, quienes ven en el país las oportunidades laborales tan difíciles de conseguir en sus países de origen.

Especialmente para los mexicanos, las posibilidades de viajar hasta el país presidido por Donald Trump y conseguir un trabajo se convierte en una labor prácticamente imposible por las amenazas del nuevo presidente.

Además del muro fronterizo, Donald Trump pretende deportar a 3 millones de indocumentados. La medida afectará a extranjeros de muchas nacionalidades, entre ellos a los 15 millones 343 mil mexicanos que trabajan en Estados Unidos, de los cuales un 24% no tiene visado, según el U.S. Bureau of Labor Statistics.

El presidente argumenta estas polémicas políticas con el resurgimiento de la economía americana y la creación de empleos. Sin embargo, lejos de ser una mejoría, este tipo de reformas pueden afectar a las finanzas estadounidenses.

Un estudio de la plataforma de empleo Apli al que ha tenido acceso Hipertextual afirma que un 10% del Producto Interior Bruto (PIB) de los Estados Unidos depende de los trabajadores mexicanos en el país.

Uno de los sectores más afectados sería la construcción, donde trabajan un millón 780 mil trabajadores de origen mexicano, un 18% del total.

El propietario de la empresa de construcción King pf Texas Rooofing Co, Nelson Braddy Jr, explicó en el medio Wall Street Journal que rechazó contratos de 20 millones de dólares por falta de trabajadores. Destacó que, sin trabajadores mexicanos, el sector se bloquearía.

El muro que Trump quiere construir entre la frontera de Estados Unidos y México necesita de obreros para que pueda llevarse a cabo. Si no hay trabajadores disponibles (y los disponibles son de origen mexicano), la obra de la valla fronteriza podría estar en peligro por falta de plantilla estadounidense.

En el caso de que Donald Trump llegara a expulsar a todos los mexicanos residentes en Estados Unidos sin visado, el país perdería a millones de trabajadores en el sector de la construcción, agricultura u ocio, y podría llegar a perder 1.500 millones de dólares anuales. "La economía retrocedería a niveles de 2008, cuando el país fue golpeado por la crisis financiera", informa el estudio de Alpi.

Por qué es mejor ser albañil en Estados Unidos

Wonderlane

Los más de 15 millones de mexicanos que trabajan en Estados Unidos buscan una mejor vida y mejores salarios. Las remesas, el dinero enviado por migrantes a su país de origen, suponen la segunda fuente de ingresos en México. Una de las amenazas de Donald Trump durante la campaña presidencial fue la suspensión del envío de dinero de Estados Unidos a México.

En el sector de la construcción, un trabajador de la construcción gana unos 8 dólares diarios, alrededor de 80 dólares al día y 1.600 dólares al mes.

El mismo trabajo en México está remunerado con 3 mil 258 pesos al mes, unos 160 dólares, según estudios publicados en Cuánto Gana.

Alba Romero, responsable del área de relaciones públicas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción explica para Hipertextual que los trabajadores sin contrato en el sector de la construcción son los menos en México, ya que "dentro de la construcción porque muchas obras se llevan con sindicatos y no está tan precarizado".

Además de seguros en caso de accidente, el sindicato renegocia los salarios con los trabajadores de la construcción anualmente, sobre todo en casos excepcionales como la subida de la inflación por el gasolinazo.

En Estados Unidos, un alto porcentaje de albañiles o trabajadores de la construcción no están contratados oficialmente, ni cuentan con seguros sociales.

A pesar de las pocas garantías laborales, millones de mexicanos deciden emigrar a Estados Unidos a por unas peores condiciones pero un mejor sueldo.

Los salarios más bajos

No puede hacerlo otro

En 2016, México se posicionó como uno de los países latinoamericanos con el sueldo más bajo, ocupando el puesto 15 de 17.

Los 129 dólares mensuales de promedio que reciben los mexicanos contrasta con los 534 de Costa Rica, el país con mejores ingresos de América Latina.

Los bajos salarios provocan uno de los problemas más arraigados en México: la desigualdad. La República se ha convertido en la economía 14 del mundo, pero unas 45 millones de personas viven en la pobreza.

Por otro lado, la economía sumergida frena la regularización de la economía. Según el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), el 33% del Producto Interior Bruto (PIB) proviene de la economía sumergida.

En este contexto, muchos sectores viven en una situación precaria por los bajos sueldos y los retos económicos de México. Un camarero en uno de los barrios más exclusivos de la Ciudad México puede ganar entre 2100 y 3500 pesos mensuales (entre 105 y 175 dólares), además del 10% de propina que recibe de cada cliente.

A pesar de que en México no existe una ley que regule el monto destinado a las propinas, existe una ley social que obliga a los clientes a dejar entre un 10 un 15% de propina a los meseros.

El sueldo de un trabajador en la hostelería puede llegar a multiplicarse solamente por las propinas que recibe diariamente, una cantidad que recibe por parte de los ciudadanos en lugar de la empresa por la que ha sido contratada.

En general, el salario mensual de los mexicanos que se encuentran en Estados Unidos ascendió a 1.870 dólares en 2016. La cifra supone seis veces más que el ingreso de los mexicanos que reciben en promedio 291 dólares al mes, según estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo).

A pesar de que el salario mínimo subió a 80.04 por hora, un 4.2% más, los sueldos en México siguen siendo bajos en comparación con los de países como Estados Unidos.

Además, la subida del precio del petróleo puede provocar una inflación del 6% en México, según las previsiones de BBVA Bancomer y el Banco de México para este año 2017., que puede verse reflejada en el aumento de los precios de productos básicos.

A pesar de las políticas antimigratorias de Trump y las pocas garantías laborales en Estados Unidos, los mexicanos siguen viendo en Estados Unidos un país de oportunidades. A pesar de que los trabajadores de origen mexicano suponen una parte importante para el desarrollo de la economía estadounidense, Trump parece convencido en que su deportación podría ser la solución a todos los problemas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.