Black Label Media

La gente camina de un lado a otro, algunos revisan sus mensajes en aquellos teléfonos todavía tecleables, y simplemente esperas a que avance la fila. Ha ocurrido ese momento que tanto llevas esperando, estás a punto de experimentar la nueva promesa cinematográfica del siglo.

Con especies nunca antes vistas, el mundo esperaba «la tercera revolución cinematográfica», y cuando la gente reclamaba cuando una tanda de empleados sobrecargados anunciaba que se habían acabado las entradas en tercera dimensión, comprendí que estaba a punto de presenciar algo sorprendente. Tus vitoreos porque tus padres conseguían entradas se volvían descomunales.

20th Century Fox

Avatar (2009) de James Cameron fue un fenómeno tan grande, que se convirtió en una de las películas más taquilleras de todos los tiempos. El público la amaba, tu familia la aplaudía y los críticos la aclamaban.

Observaste un suceso histórico, y cuando finalmente llegó la temporada de premios apostaste todo por la magnífica obra de arte. Los reflectores se prendían y esperaste los resultados ansioso.

El mundo se detuvo y al parecer fuiste uno de los únicos que no vio venir este golpe directo al estómago. ¿Estabas equivocado? ¿La industria te la había jugado? ¿Acaso la película no era tan buena como la recordabas?

## La realidad

Primero que nada, no tenía ni idea de qué era ni cómo se pronunciaba The Hurt Locker. Voltage Pictures

Tranquilo, esa historia es prácticamente una narración de mi vida hace ocho años, y en la comodidad del futuro puedo terminar la historia con el momento en que la película salió en DVD. Llegué a mi casa, entusiasmado por presenciar «la rapsodia espacial» por una segunda vez, y me topé con una sorpresa: un filme demasiado largo y plagado de aburrimiento.

Comprendí después de un tiempo que James Cameron era uno de esos grandes innovadores tecnológicos cuya filmografía está plagada de avances en la técnica y no en la forma. Su película era una revolución, pero no era particularmente buena.

Esta será la tercera gran revolución … el día después de que la película de Jim Cameron salga, es un nuevo mundo

Citaban en los medios, y aunque estábamos cortos de cataclismos y revelaciones milagrosas, las cosas cambiaron. Como señala el artículo de The Telegraph: «El filme más grande de todos los tiempos se quedó atrás«.

Dejaba de sentir pena por la derrota del Óscar, empecé a admirar esa derrota, y finalmente tuve la idea de explorar El Efecto Óscar.

## El Efecto Óscar

El secreto detrás de esa cara misteriosa

Hemos llegado de nuevo a esa recta final, tenemos nuestras nominaciones y contamos con una guía definitiva para conocer a los ganadores. ¿Pero a quién le importa eso?

Siempre podremos engañar al sistema, y eso está bien si nos puede generar unos cuantos dólares —por favor no me conviertan en sospechoso de la CIA por esta declaración— pero a fin de cuentas lo importante de todo esto recae en tus opiniones y criterio. Cosa que dejamos empolvar apenas termina la ceremonia.

Recuérdenme nuevamente por qué fue que Leo ganó el Óscar. Regency Enterprises

He decidido sacar esas opiniones del ático, analizarlas y demostrar como colectivamente nuestros puntos de vista se ven modificados. Justo como Avatar, el escrutinio del tiempo me ayudará a demostrar como en unos años todo puede cambiar.

A continuación evaluaremos los últimos cinco años de ceremonia, para comparar opiniones del momento con la perspectiva actual, esperemos que la sabiduría nos ayude en el camino y podamos demostrar de una vez por todas que El Efecto Óscar sí existe y no es algo que acabo de inventar.

Estaré ordenando por el año respectivo que se está premiando, y no por el año en que se organizó la ceremonia. Ahora sí comencemos.

## 2012

GK Films

En ese entonces:

Finalmente se acaba la ceremonia con la excelente Argo de Ben Affleck como la ganadora en la categoría de mejor película. Sólo puedo decir que representa una ejecución formidable plagada de una historia que me fue imposible creer en un principio, o por lo menos eso dijo mi padre, ya que en esa época debo decir que seguía preocupándome de ciertos delirios pre-pubertos alejados del cine —en su mayor parte—.

Es decir, «¿Quién en su sano juicio creería que una ópera espacial estaba siendo filmada en Irán durante la crisis de los rehenes?». También me pregunto quién quisiera ver alguno otro de los nominados como esa cinta depresiva de la vejez que nunca llegué a ver.

En la actualidad:

No me malinterpreten, me gustó la película, debo decir que incluso la llegué a disfrutar un poco. Pero vaya era mi ignorancia que esa película depresiva era Amour de Michael Haneke, una de las películas más honestas que he visto en mi vida y uno de mis filmes favoritos.

Pero más allá de la opinión personal, mientras algunos alabaron el filme y otros la vieron como una simple comedia, el hecho de que muchos elementos en la historia fueron cambiados para darle más protagonismo a Estados Unidos le quita un poco de mérito. Y además, ¿cuándo fue la última vez que decidiste ver Argo? ¿en el 2012 quizás?

## 2013

Plan B Entertainment

En ese entonces:

12 años de esclavitud se lleva el galardón por ser un retrato verídico de la esclavitud en América. Pero siento que algo va muy mal en esta ocasión. Tal vez el premio fue simplemente ocasionado por la culpabilidad blanca.

Gary Oldman mencionó que la única razón de su éxito en la ceremonia se debía a lo políticamente correcto, muchos llamaron al filme de oportunista, y creo que empiezo a inclinarme por ese lado.

En la actualidad:

Debo admitir que estaba perdido hace unos cuantos años, porque si bien muchos adoramos el exceso de The Wolf of Wall Street o el hermoso sentimentalismo de Her, algo como «la culpabilidad blanca» es un pretexto más para defender a esa película que apoyabas.

Steve Mqueen nos mostró un relato salvaje, difícil de ver, y sobretodo real, de un hombre llevado al límite de sus condiciones. Con algunos giros de trama bruscos por la inclusión de Brad Pitt como el salvador de la raza humana, pero con una calidad técnica inmejorable. Encontré mi rumbo en las palabras de Susan Wloszczyna:

Mientras la audiencia abandona sus asientos, sus mentes estarán llenos de un pensamiento: en verdad han presenciado la esclavitud americana en todo su horror por la primera vez

## 2014

En ese entonces:

Esperen un segundo ¿no ganó Boyhood? Finalmente la película que apoyaba recibió un merecido galardón, pero muchos parecen odiarla. No creo que haya menospreciado la técnica de la edición o se crea a sí misma superior por seguir la dinámica del plano de secuencia. ¿Acaso soy el único que piensa así?

Tal vez es un poco pretenciosa, y mucha gente tiene razón: se pierde en los discursos. Creo que otras nominadas también se lo merecen, un baterista o un empleado de hotel necesitan mayor crédito.

En la actualidad:

La teoría del Óscar parece fallar para confundirme, existían cintas de gran calidad y me costó decidirme pero en esta vez no estaba equivocado. Todas merecían su reconocimiento, y finalmente lo recibieron, con una profunda admiración de parte de los críticos y el público.

Adoro Birdman con todas sus fallas, Whiplash me atrapa cada vez que la veo y la mayoría de los nominados merecían ganar. Mi opinión no parece cambiar radicalmente, sino que la forma en que la proceso lo hace. Efecto Óscar sigue en la delantera.

## 2015

Anonymous Content


En ese entonces:

Sigo estando sorprendido, aunque de una forma muy diferente. La «pura celebración del periodismo» que representa Spotlight fue tan realista para impactarme sobre temas tan recurrentes en el 2002 como en la actualidad.

Esperaba una victoria para The Revenant, pero qué más da la han visto hasta en El Vaticano cosa que algunos veían difícil debido a la temática difícil que abarcaba —las violaciones realizadas por la Iglesia tenían algo que ver—, y me considero periodista después de todo así que debería apoyar al credo.

En la actualidad:

Dejando reposar las cosas por un año, he encontrado ciertas cosas que me han hecho cambiar de opinión. Primero está el hecho de que prácticamente me olvidé de la cinta después de la premiación, nunca tuve oportunidad de retomar y debo preguntarme si lo que me atrajo fue la investigación en sí o la película.

Un retrato preciso, casi al nivel de documental nos lleva de la mano por la historia y con esto llegué al segundo punto. ¿Qué prefiero ver? La dramatización de un evento que ya he procesado por completo o a Leo Dicaprio peleando contra la naturaleza y Tom Hardy —lo del oso fue pan comido—. Siempre termino por escoger el segundo.

## 2016

¿Quizás? Black Label Media
¿Tal vez? A24
¿Será el caso? FilmNation

Se me acaban los sinónimos, pero ya entendieron. Ahora es tu turno de continuar y averiguar si ese Efecto Óscar se manifiesta en verdad y que esto no fue una pérdida de tiempo. Mientras nuestras opiniones cambien o no, el hecho de reconsiderarlas debería funcionar como una resaca de la embriagadora experiencia.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.