Mobilus In Mobili

Donald Trump ha sido rápido y eficaz en sus primeros seis días de Gobierno. Los dos decretos firmados ayer por el mandatario estadounidense establecen que habrá un muro impenetrable que divida Estados Unidos de México y que los migrantes criminales serán deportados de vuelta a sus países de origen.

Dichas políticas amenazan seriamente las relaciones diplomáticas con México, quien podría perder de tajo a su principal socio comercial. Ante ello, políticos mexicanos de todas las fracciones coinciden en que es grave y peligroso renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, bajo el cual se ha configurado toda la política económica mexicana de los últimos veinte años.

A ello se suma la criminalización de los 11 millones de inmigrantes ilegales que salieron de México hacia Estados Unidos persiguiendo el sueño americano. En este escenario, pocas han sido las voces que defienden a México y a sus migrantes en el panorama internacional.

Alcaldes de las Ciudades Santuarios

Las Ciudades Santuario en Estados Unidos son las ciudades que se consideran amigables con la migración ilegal, de acuerdo con la organización Immigration United States. Algunas de las ciudades más relevantes del país lo son: Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Chicago, Washington D.C., Detroit, Phoenix o Miami, entre otras.

Trump ha pensado en cortar los fondos federales a estas ciudades, pero antes se encontrará con la oposición de los alcaldes y las poblaciones de dichas metrópolis. Hasta ahora, los alcaldes de Nueva York, San Francisco Los Ángeles, Seattle y Salt Lake City se han expresado abiertamente contra esta reforma.

Bill de Clasio ha dicho que esto va "contra de nuestros valores" y se ha negado a cooperar con las autoridades migratorias. "No separaremos familias, no dejaremos a los niños sin sus padres".

Los alcaldes de San Francisco, Los Angeles, Houston reiteraron su estatus de Ciudad Santuario y Ed Murray de Seattle simplemente dijo: "Trump no nos intimida".

América Latina

Aunque el presidente Enrique Peña Nieto canceló en el último minuto su presencia en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), los países asistentes concluyeron la necesidad de pedir a Estados Unidos acabar con la criminalización de la migración irregular.

Horas después, el presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió a México mirar al sur y "construir unidad".

Aunque ningún otro jefe de Estado ha expresado su postura hasta el momento, Ernesto Samper, presidente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y expresidente de Colombia ha expresado su rechazo al "humillante muro" de Donald Trump. En un comunicado, la organización manifestó su preocupación por "las tensiones hemisféricas" que afectan la seguridad y calidad de vida de los migrantes latinoamericanos en Estados Unidos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.