Después de tomarse unas merecidas vacaciones en Palm Springs, Barack y Michelle Obama regresarán al mundo de la política estadounidense liderando la Fundación Obama desde Chicago, ciudad donde la carrera política del expresidente comenzó.

El matrimonio ha definido el proyecto: "Más que una biblioteca o un museo, será un centro viviente de trabajo para la ciudadanía". Han pedido a los ciudadanos estadounidenses que colaboren aportando nombres de personas, organizaciones o empresas que les inspiren. Aunque la fundación tendrá su domicilio al sur de Chicago, han anunciado acciones en toda la ciudad, países y en el mundo.

En la página web, la fundación dice que se dedicará a "desarrollar la siguiente generación de ciudadanos —y lo que significa ser un buen ciudadano en el siglo XXI—".

La fundación, originalmente creada en 2014, estará albergada en el Obama Presidential Center, donde además habrá un museo de la presidencia de Obama y los temas de su administración, resguardará los archivos presidenciales y tendrá una biblioteca.