muerte en León

Como ocurría en Fargo, la ciudad norteamericana que retrataron los hermanos Coen, en León nunca pasaba nada. Hasta que un 12 de mayo de 2014, Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación provincial y líder del Partido Popular, murió asesinada en uno de los puentes que cruza el río Bernesga. El crimen sacudió a una ciudad tranquila y envejecida, que en los últimos años ha perdido casi a un 5% de su población. En la urbe que nació al calor de una legión romana nunca pasaba nada, hasta que de repente pasó todo.

Muerte en León, la serie de Movistar Estrenos dirigida por el británico Justin Webster, repasa en sus cuatro capítulos la intrahistoria de un crimen que sacudió a la sociedad leonesa y al resto de España. El documental de no ficción sigue la línea de otras obras parecidas, como Making a Murderer y Serial, para arrojar luz donde nadie parece entender nada. Poco después del tiroteo, dos mujeres fueron detenidas en relación al asesinato de Carrasco. Lo que en un principio parecía un crimen político se convirtió en un trágico suceso con tintes personales.

La intrahistoria del asesinato de Carrasco

Según la condena, ratificada ya por el Tribunal Supremo, Montserrat González y su hija, Triana Martínez, organizaron el asesinato durante meses. La presidenta de la Diputación provincial había sido seguida en múltiples ocasiones para conocer su rutina, con el objetivo de poner fin a su vida sin escapatoria. En la tarde de mayo de 2014, González fue detrás de la política leonesa más poderosa en aquellas fechas. La pasarela por la que habitualmente cruzaba Isabel Carrasco se convirtió en una auténtica ratonera cuando la madre la persiguió para asestarle tres tiros por la espalda. De acuerdo con la sentencia, Triana ayudó a González a perpetrar el crimen y esconder el arma, que fue hallada después en el coche de una tercera persona, Raquel Gago, también condenada como cómplice del asesinato.

Las piezas del macabro suceso habrían encajado a la perfección si no fuera por un policía jubilado, Pedro Mielgo, que fue el testigo clave que desbarató las intenciones de González y Martínez. Aunque no pudo evitar el asesinato de Isabel Carrasco, el agente persiguió a Montserrat y propició su detención. Así se pudo resolver un crimen enigmático que sorprendió a la ciudadanía, más aun cuando la policía municipal, Raquel Gago, amiga de Triana, fue arrestada por haber participado como cómplice del asesinato, según la sentencia ratificada por el Tribunal Supremo. ¿Pero qué lleva a tres mujeres a organizar un crimen de estas características? La serie Muerte en León indaga sobre la intrahistoria del asesinato de Isabel Carrasco, ofreciendo imágenes inéditas del juicio y relatando la participación de las tres condenadas en el crimen.

Mariano Rajoy, junto a Isabel Carrasco, Juan Vicente Herrera y Emilio Gutiérrez, durante la inauguración de la sede leonesa del PP. Fuente: Partido Popular (Flickr)

El documental dirigido por Justin Webster reconstruye la historia alrededor de Isabel Carrasco, explicando en detalle la relación que mantuvo con Triana y rememorando las polémicas que salpicaron a la presidenta de la Diputación de León, como el caso de las oposiciones o el caso kilometraje. La obra no sólo revela el papel jugado por las tres condenadas, sino que también relata el ambiente creado en la ciudad en torno a la figura de Carrasco. Al igual que sucede en libros como Fariña, del periodista Nacho Carretero, la serie Muerte en León explica el origen del cabreo colectivo contra la presidenta de la Diputación, un personaje polémico y rodeado de escándalos. No en vano cuando sucedió el asesinato, aparecieron varias pintadas denigrantes sobre la pasarela en la que Carrasco fue asesinata. El documental acierta al retratar el clima por aquellas fechas en León, preguntándose cómo es posible que el crimen se viviera con una mezcla de sorpresa e indiferencia en la capital.

La serie producida por Movistar logra además no caer en el amarillismo, un recurso fácil dadas las confesiones de un supuesto acoso de Carrasco a Triana, que habrían motivado el crimen de la madre y la hija, algo negado en todo momento por la acusación y la Fiscalía. Muerte en León sigue la estela de otras obras exitosas de no ficción, desvelando en cada capítulo las implicaciones de cada una de las condenadas y su relación con la entonces presidenta de la Diputación de León. El documental de Webster es, sin duda, un gran ejemplo de periodismo de investigación, ya que no solo consigue desenmarañar la compleja historia que se esconde detrás del crimen, sino que también saca a la luz una pista que no se llegó a analizar en ningún momento durante la fase de instrucción o el juicio. La serie Muerte en León abre una brecha en la investigación sobre el asesinato de Carrasco y concluye su emisión con una sombra de incertidumbre acerca de su esclarecimiento.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.