¿Cuántas veces nos hemos perdido en una conversación por estar pensando en toda esa magia de los unicornios y polvo de hadas? Está bien, quizás haya sido sólo yo, pero esa extraña cualidad que conocemos como imaginación se manifiesta en tantos momentos que podemos empezar a considerarla una parte integral de nuestros días.

Si bien tus fantasías van desde el asesinato de ese ser odiado hasta la inmensa mayoría de mujeres u hombres que planeas poseer —dependiendo del cambio hormonal por el que estés pasando (adolescencia)—, la verdadera magia se encuentra en esas personas que la usan para modificar su entorno en función de mejorarlo o simplemente de encontrar su belleza.

El LSD es considerado como trampa

Anteriormente hemos hablado de fotografías experimentales que harán que mires dos veces, y recuerdo también algunas para desatar tu lado más creativo. Esta ocasión es diferente, ya que es momento de concentrarnos en el asombroso cotidiano que puede fácilmente transformarse en una gigantesca fuente de inspiración para todo aquel que sepa observar con discreción. Y al parecer hay un artista en específico que puede hacerlo muy bien.

El fotógrafo español Chema Madoz ha sido previamente mencionado en Hipertextual, y por una buena razón. Su trabajo se concentra en la difícil labor de hacernos mirar dos veces, una tarea importante para comprender las grandes virtudes que esconde un mundo donde los arcoíris no conviven con las personas.

Mediante su nueva serie de fotografías, se te hará imposible resistirte a revisar en todos esos lugares repasados por los ojos y nunca por la imaginación. A continuación las mejores.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.