A una semana de terminar oficialmente el periodo de Barack Obama, su administración ha decidido retirar el apoyo a los cubanos que entran a los Estados Unidos de manera ilegal.

La política migratoria llamada Wet feet, dry feet (pies mojados, pies secos), decretada en 1995, permitía a los emigrantes cubanos tramitar los papeles de residencia, e incluso ciudadanía, siempre y cuando lograran llegar a las costas estadounidenses. Los que fueran sorprendidos en medio del mar serían deportados de regreso a Cuba o a un tercer país.

De acuerdo con una fuente anónima consultada por NBC Miami, la derogación de Wet feet, dry feet se hará inmediatamente y de acuerdo con Associated Press (AP) este cambio fue negociado durante meses con el Gobierno cubano, quienes deberán aceptar a los deportados.

Obama declaró:

Al tomar esta medida tratamos a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países.

Wet feet, dry feet incluía una serie de ayudas a los migrantes cubanos como permisos de trabajo, asistencia económica y facilidad para obtener la legalidad dentro de los Estados Unidos.