Shutterstock I Iakov Filimonov

Si 2015 se cerró como el año más caliente de la historia, 2016 ha roto este triste récord nuevamente al superar su temperatura promedio en 0.2ºC hasta situarse en los 14,8ºC. Esta cifra supone un aumento de 1,3ºC respecto a mediados del siglo XVIII, es decir, la época preindustrial.

Uno de los acuerdos alcanzados en la cumbre de París contra el cambio climático en 2015 consistía en mantener el aumento de la temperatura media mundial "muy por debajo de los 2ºC" por encima de los niveles preindustriales, y limitar el aumento a 1,5ºC sobre estos niveles. Sin embargo, los científicos alertaron de que esos 2ºC eran insuficientes.

Estas últimas cifras son las que deja el C3S (Servicio del Cambio Climático de Copérnico). En febrero de 2016 ya advirtieron que se superó ese límite de 1,5ºC, pero en aquel entonces se contaba con la influencia de El Niño y su período de calentamiento.

En el segundo semestre del año las temperaturas de todo el mundo se mantuvieron notablemente por encima de la media, en buena parte por las bajas capas de hielo marino, tanto en el Ártico como en el Antártico, fruto de las temperaturas inusualmente altas, llegando hasta los 20ºC al alza de diferencia respecto a los registros históricos habituales.

Aunque la práctica totalidad de regiones del mundo experimentaron temperaturas por encima de la media durante el año que acaba de finalizar, el Ártico fue quien se llevó unas diferencias mayores. El sur de África, Asia meridional y sudoriental y Oriente Medio también vieron acentuadas estas diferencias.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.