YouTube nos permite ver de todo: desde miles de youtubers mostrándonos su tranquilo día a día hasta intrépidos aventureros, emotivos anuncios o, como en el caso de hoy, situaciones límite. Hablamos de un buceador aficionado que grababa su inmersión con una cámara GoPro cuando, de repente, vio a un tiburón nadando a toda prisa hacia él con no muy buenas intenciones. Por suerte, pudo deshacerse de él al clavarle su arpón y así salir nadando lo más rápido posible.

El vídeo presenta una experiencia sumamente agobiante que, seguro, no gustará demasiado a todos aquellos que sufrieron con la mítica Jaws de Steven Spielberg y que ilustra a la perfección los peligros del fondo marino.