Lo de que en Australia o Rusia puede pasar cualquier cosa es ya un meme recurrente en Internet. Pero, como casi siempre, hablamos de una broma alimentada por múltiples casos dados en el mundo real, más allá de las fronteras de YouTube, Twitter o Facebook. La última pesadilla nacida en Rusia nos llega de la mano de Roman Fedortsov, un pescador en aguas profundas que lleva algunos meses subiendo sus capturas a Twitter.

Lo curioso está en que, pese al aspecto amenazante y repulsivo de una inmensa mayoría de las criaturas, suele compartir su captura junto a alguna frase en tono de humor. Parece claro que, para Fedortsov, encontrarse con auténticos monstruos marinos es ya una parte más de su día a día.

También en Hipertextual