El panorama para la realidad virtual es más fértil que nunca. Son muchas las empresas lanzando productos y son muchos los productos que resultan radicalmente distintos entre sí. Esto es bueno para el mercado, pues la competencia que se genera redunda en una lucha por mejorar la calidad que atrae a nuevos jugadores. Sin embargo, los desarrolladores no tienen recursos ilimitados para desarrollar para las distintas plataformas, y se acaba haciendo necesaria una estandarización de API. Es justo es lo que persigue la iniciativa VR Standards de Khronos

Contando con los principales actores de la industria, Steam VR, Oculus, Gear VR, OSVR y Daydream, pretenden crearse unas APIs estándar que puedan utilizarse en desarrollo y en uso independientemente del hardware con el que se cuente. Escribir para una plataforma y tener tu contenido y aplicaciones en todas es algo que sin duda puede atraer a desarrollares, ya que se optaría a un gran mercado en vez de a nichos concretos. Por supuesto, no se puede asegurar compatibilidad completa, pero sí unos mínimos sobre los que edificar el valor añadido de cada plataforma.

De momento Khronos está sentando los bases de las que nacerán las APIs, y es probable que el proceso dure entre 18 y 24 meses, un período que se antoja demasiado amplio en un momento tan crucial para la realidad virtual. Sin embargo, de hacerse más rápido, los estándares no son sólidos y no cuentan con la aceptación de tantos actores. En el mercado audiovisual siempre se han manejado plazos similares, y se ha demostrado que a la larga permite mucha estabilidad.

Según Khronos, no sólo se incluirán mandos o sistemas de seguimiento, sino sistemas de streaming deslocalizado y entornos virtualizados. De momento, la lista de compañías que se han sumado da para ser optimistas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.