En los últimos años, los anuncios de ciertas marcas españolas se han convertido en una tradición casi a la altura de los de la Lotería o Freixenet. Si un verano ya es menos verano sin el anuncio de Estrella Damm, las Navidades de los últimos años han contado siempre con las campañas publicitarias de Campofrío, abogando siempre por la unión familiar, el buen ambiente y el optimismo de cara al futuro.

Este año, la marca aprovecha el choque entre creencias, ideologías, aficiones o profesiones que reina en España y el mundo para, de nuevo, cerrar con un mensaje optimista y conciliador. Si al principio del anuncio nos enseñan grupos de dos personas gritándose despectivamente por opinar y pensar de forma distinta en política, deporte o alimentación, el final nos enseña que esas mismas personas forman, en realidad, matrimonios y parejas sentimentales. Así pues, cala el mensaje de que el amor y el respeto mutuo deben estar, siempre, por encima de cualquier diferencia de credo, forma de vida o de pensamiento.

En la web oficial de la campaña, además, hay vídeos dedicados a cada una de las parejas y sus diferencias de pensamiento.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.