La digitalización favorece la aparición de nuevas tecnologías en torno al marketing automatizado que las empresas pueden utilizar para mejorar la relación con sus clientes. Dejar atrás el trato en persona tradicional, cara a cara, con un cliente, no tiene porque ser negativo, ya que gracias a la tecnología, las empresas pueden centrarse en aquellas personas que estén más abiertas a generar una relación mutua, de confianza y que beneficie a ambas partes por medio del Big Data.

Las nuevas tecnologías han favorecido la creación de un nuevo perfil de consumidor. Un consumidor que cada vez demanda estar más enterado, y antes, de las cosas. El ahora es el momento. Este nuevo consumidor ha visto en aplicaciones como Facebook, Twitter o Instagram herramientas perfectas para compartir información, imágenes y vídeos en tiempo real.

A través de canales digitales como las redes sociales, las empresas pueden interactuar con la mayoría de sus clientes, y no solo eso, también pueden analizar la información recogida para generar bases de datos entre las que podríamos encontrar variables como los gustos personales, preferencias, edades, lugares visitados o compras realizadas, para incrementar la satisfacción de los mismos y aumentar la posibilidad de que recomienden los productos de una marca. Posteriormente con el envío de newsletters, por ejemplo, se generaría una fidelización.

iPhone 7 Plus. Fotografía: Hipertextual.

A pesar de que las ventajas de la digitalización en la relación de cliente-empresas es clara, la situación nacional no la favorece. España es la economía número 14 del planeta, aunque ocupamos el puesto 45 en lo que respecta al desarrollo de la digitalización, y mantenemos una tendencia de retroceso. Aunque a nivel empresarial la situación digital española es mediocre, es a nivel individual donde peores resultados mostramos. Todos los hemos sufrido, por ejemplo, al hacer alguna reserva de hoteles, el uso de la banca online o la compra de un billete de tren directamente desde nuestro smartphone. Aunque no todo va a ser negativo. España se sitúa a la cabeza de Europa con respecto a la penetración de smartphones, y dado el predominio reinante de estos dispositivos, nos encontramos ante un buen punto de comienzo para comenzar a escalar.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.