Aunque los robots han formado parte del séptimo arte desde hace décadas, nunca antes habían protagonizado en exclusiva un festival de cine. Y eso que cintas como Wall-E, Blade Runner, Terminator o Star Wars han quedado grabadas para siempre en nuestra memoria. Para compensar la ausencia de la inteligencia artificial de los grandes certámenes, dos divulgadores españoles han puesto en marcha el ROS Film Festival, el primer concurso de cine robótico del mundo.

Los impulsores del Robotic Online Short Film Festival son Ricardo Domínguez (El Caleidoscopio) y Ángeles Gómez (Feedback Ciencia), quienes anteriormente habían organizado diversos ciclos de teatro robótico, para enseñar a los jóvenes a programar a través de diferentes representaciones. "El ROS Film Festival surge del proyecto de teatro, que incluía una categoría de cortometrajes con robots. Entonces pensamos en no limitarnos a un único robot y a estudiantes de secundaria. Así fue como decidimos abrirlo y crear el certamen", explica Domínguez por teléfono a Hipertextual.

Este concurso es inédito en su género y no sólo persigue el visionado de obras de ciencia ficción. Según sus impulsores, la idea es provocar una "reflexión colectiva acerca de un futuro donde los humanos y las máquinas comparten un mismo espacio social". A juicio de Domínguez, la idea es ver cómo se conforma el imaginario colectivo acerca de las relaciones entre humanos y robots. "Los miembros del jurado nos dicen que los cortometrajes robóticos pueden ser una buena base de datos para explorar dentro de unos años cómo veíamos el futuro", añade. La primera edición del festival cuenta con 56 cortos procedentes de 16 países diferentes. España y Estados Unidos son las regiones que más propuestas han presentado.

Aunque existía algún concurso parecido, el ROS Film Festival es el primer certamen que se centra en historias de ficción, incluyendo en algunos casos robots reales, y que pueden verse online. Los organizadores mantendrán abierto el concurso hasta marzo, fecha en la que el jurado elegirá los mejores cortos. El público también puede escoger su obra favorita. "Hemos superado todas las expectativas", señala Domínguez. El concurso ha sido presentado en el Festival de Sitges y en medios de comunicación nacionales como La 2, RNE o Radio 3. "Es una forma de cultura científica", concluye Domínguez. Desde Hipertextual hemos realizado una pequeña selección con los cortometrajes robóticos que más nos han gustado como pequeño aperitivo de esta interesante iniciativa.

5. Roboethics

Quizás dentro de unas décadas, los robots estén presentes de forma habitual en nuestra vida diaria. ¿Significará eso que serán iguales a las personas? ¿Merecen acaso el mismo trato? La propuesta del festival de cine robótico explora estas preguntas hasta dar con la clave que nos diferencia. O tal vez que asemeja a una especie y otra.

4. A story about robots

¿Pueden amar los robots? Esta es, quizás, la principal pregunta de este cortometraje tan breve como intenso. De fondo, un cuadro y una decisión que cambiará para siempre su vida. O como queramos llamar a la existencia de un pequeño robot como el protagonista de esta cinta.

3. Daily

Todo funciona a la perfección. Las máquinas de esta peculiar fábrica automatizada trabajan en línea diseñando y construyendo dispositivos. Una cadena de montaje perfecta que no puede fallar. Pero, ¿qué ocurre si se produce cualquier error? Que todo cambia cuando menos te lo esperas.

2. Colosse: a wood tale

El límite entre lo natural y lo artificial parece cada vez más difuso. Y cuando los robots entran a escena, podemos imaginarnos un futuro en el que las máquinas adquieran características humanas. Aunque sean tan pequeñas como un corazón de madera.

1. The last job on Earth

La polémica de Uber y sus trabajadores es un ejemplo más de una realidad en la que la tecnología está cambiando la forma de entender el empleo, al menos por parte de las compañías. Aunque conflictos como este han ido apareciendo de forma intermitente desde la Revolución Industrial, este corto promovido por el periódico The Guardian nos hace reflexionar sobre un futuro en el que la automatización y la robótica han impregnado nuestras vidas.