Por favor, no leas esto si no has visto el capítulo. Sí, esto es un SPOILER ALERT!

Los creadores de la serie han dicho en repetidas ocasiones que tendremos mucha tensión y más sorpresas en esta séptima temporada que apenas comienza. Luego de la muerte de los queridos personajes Glenn y Abraham en el primer episodio, la historia nos llevó a conocer la suerte de Morgan y Carol que, como pudimos ver en el segundo episodio, se encuentran en el Reino del rey Ezekiel. Así pues, ya solo nos faltaba conocer qué había sucedido con el buen Daryl, nada muy agradable pues se encuentra en manos del siniestro Negan.

Tal como no lo imaginamos la situación de Daryl no es nada sencilla y para mostrarnos su estado, este capítulo retoma otro personaje, Dwight, a quien conocimos en la temporada pasada precisamente cuando se encontró con Daryl. Es un completo acierto la narración visual de cómo son los dominios de Negan y cómo la vida ahí. Así, seguimos la rutina de Dwight en un día común en el Santuario. Una de sus actividades es darle de comer a Daryl quien está en una pequeña celda, sin ropa y con una desquiciante canción que es casi como un personaje en este capítulo.

Sobra decir los efectos que la música como tortura tiene en los seres humanos y quebrar a Daryl es la primordial intención de Dwight y Negan. Éste último tiene interés en Daryl y es por esto que se toma tantas molestias con él.

Es muy interesante cómo es que los largos silencios de los personajes de Dwight y Daryl nos dicen todo lo que sucede con ellos. También lo es cuando descubrimos cómo es que terminó Dwight ahí, su esposa (exesposa) y el destino de su hermana, y podemos figurarnos el por qué de la gran quemadura que luce en la cara.

Vimos cómo el inquebrantable Daryl tiene que soportar la música y comer emparedados de comida para perro. Finalmente, y luego de un intento fallido de escape (por el cual recibió tremenda paliza), Negan le expresa su intención de hacerlo uno de sus hombres porque las otras opciones son: trabajar por puntos en las labores del Santuario (y que, por lo que pudimos ver, es un infierno) o terminar como caminante en la periferia de ese lugar.

Para demostrar lealtad a Negan (y Lucille) a la pregunta "¿Quién eres tú?" la única respuesta es "Negan". Así es como responden los súbditos de este hombre. Pero Daryl contesta que es Daryl, por tanto, lo regresan a la fría celda. Dwight le reprocha a Daryl su estúpida respuesta, sin embargo, nos deja callados a todos con los reproches que pudimos construir cuando le dice a Dwight que la diferencia entre ellos es que él (Dwight) lo hizo para alguien más. Sí, Daryl está solo. Daryl es solo.

La celda se vuelve a cerrar pero esta ocasión se escucha otra canción. Entonces Daryl vencido, quebrado, comienza a llorar...

Con todas las fichas puestas en la mesa, el siguiente capítulo promete un segundo encuentro de Rick y Negan quien, como nos adelanta el tráiler del siguiente episodio, llega a las puertas de Alexandria.