SETI

Este verano la prensa se hacía eco de algo por completo inusual: una señal extraterrestre llegaba al telescopio RATAN-600. Pero, vaya, otra falsa alarma. Cerramos el caso y todos seguimos con nuestras vidas. Pero, ¿qué hubiera pasado si hubiera sido real? Con el estreno de la esperada "La llegada", de Denis Villeneuve, es imposible dejar de lado una idea inquietante: ¿estamos preparados ante un posible contacto extraterrestre? La cuestión es mucho más compleja de lo que cabría esperar. Y la respuesta es, básicamente, "no, no lo estamos".

SETI, vecinos allá afuera

Las siglas SETI hacen referencia al acrónimo del inglés Search for ExtraTerrestrial Intelligence, o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Existen muchos proyectos SETI,de los cuales probablemente aquellos encabezados por el SETI Institute sean los más famosos. Hasta la fecha nos hemos topado con algunos buenos candidatos a señales extraterrestres. Pero siempre de forma puntual, discontinuada y sin aportar más información. Así que hasta la fecha seguimos estando solos. Los proyectos SETI en su práctica totalidad se centran en emplear las herramientas de las que disponemos (básicamente telescopios y alguna sonda) para descubrir una señal procedente de algún otro tipo de inteligencia extraterrestre en el universo.

Esta es, según los expertos, la manera más probable de toparnos con otros seres sintientes. Infinitamente más complejo, si no imposible, sería encontrarnos en la situación de la película que describíamos, con las naves a las puertas de nuestra propia casa. En tal caso, rompiendo muchas de las leyes que creemos inamovibles de la física que comprendemos, la cosa sería mucho más grave, pues poco podríamos hacer, fuese el escenario que fuese. Sin embargo, volvamos a lo más posible: ¿qué ocurría si de pronto recibiésemos una señal extraterrestre? ¿Existe algún plan?

Protocolos o la falta de ellos

En realidad, como decíamos, no. Al menos así opinan varios expertos en SETI: ningún Gobierno tiene hasta la fecha un plan de actuación o protocolo dispuesto en caso de contactar con una civilización extraterrestre. Bueno, de hecho existe un "protocolo". Según explica para la NBC Seth Shostak, astrónomo y uno de los mayores expertos en SETI, lo más parecido a un plan de actuación fue dispuesto en los años 80, en plena vorágine política entre la Unión Soviética y Estados Unidos. Como recordaréis, en aquel momento la carrera espacial, con toda la implicación de su nombre, estaba en su momento álgido. Así, se dispusieron unas líneas de actuación muy generales para el supuesto caso de contacto extraterrestre. Dichas líneas consisten en A) Comprobar que la señal es buena B) Avisar a todo el mundo de que ha habido un contacto. C) Discutir con el resto de potencias internacionales qué hacer antes de enviar nada. Y ya.

Crédito: Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo.

Como podéis comprobar, es un protocolo bastante vago. De hecho, existe un matiz aún más importante: no es vinculante. Es decir, no tiene ningún tipo de repercusión legal. Si una señal llegase a China, por ejemplo, y decidiesen no contárselo a nadie y contestar por su cuenta, no pasaría nada. El "protocolo", como vemos, es más un consejo de actuación que una normativa o algo que se le parezca remotamente. La propia ONU tomó nota de dichas líneas. Pero sin que eso signifique nada. Así que a día de hoy, afirma Shostak, no existe nada en materia de preparación ante un posible contacto extraterrestre. Si es que ocurriera tendríamos que improvisar. Pero tranquilos, que hay tiempo.

La desidia de lo que está muy lejos

Ya lo hemos explicado. Si contactáramos con otra especie inteligente, al igual que ocurriría con nosotros mismos, esta estaría terriblemente lejos y sería mediante señales viajando por el espacio. Eso quiere decir que cualquier señal tardará años (décadas, centurias o más) en viajar de un punto a otro. Es decir, tendríamos tiempo de sobra en pensar, discutir, pelear, volver a discutir, reconciliarnos y tomar una decisión unívoca sobre lo que hacer. De sobra. Por eso mismo, por lo lejos que está ese supuesto encuentro alienígena, parece que a los Gobiernos e instituciones un posible contacto extraterrestre les parece poco importante. Así lo muestran, por ejemplo, cuando ocurre un evento como el de agosto. Según el propio Shostak, ni un solo representante institucional o gubernamental mostró el menor interés por la señal descubierta en el RATAN-600.

La nebulosa planetaria NGC 2818, captada por el telescopio Hubble en una imagen de archivo.

"Solo la prensa llamó", afirma. Esta manifestación va muy en la línea de no tener ningún plan en caso de contacto extraterrestre. Y es que, sigue siendo un evento terriblemente ajeno, lejano y extraño. Hasta la fecha nada nos ha indicado lo contrario, de acuerdo. Pero es curioso que a ningún experto se le haya ocurrido la necesidad eventual de un caso así. No, no existen "hombres de negro", ni una sección del FBI destinada a encuentros extraterrestres. Y probablemente no existan nunca. Porque si detectáramos una señal extraterrestre contaríamos con años de discusiones y tiempo para formalizar un verdadero plan de contingencia. Eso si no vienen directamente a vernos a casa, en cuyo caso, nos encontrarán en ropa interior y sin tener la menor idea que venía visita.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.