d∂wn

El muro que quiere construir el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, para separar el país de México ya tiene un voluntario para llevar a cabo la obra. Y, sorprendentemente, la empresa es mexicana.

Cementos Chihuahua, ubicado en la frontera entre los dos países, ve la construcción del muro una gran oportunidad de negocio. “No podemos ser selectivos. Tenemos que respetar a nuestros clientes en ambos lados”, explicó Enrique Escalante, director general de la compañía, según informaciones de El País.

Durante la campaña de Donald Trump para la presidencia, la construcción del muro fue uno de sus puntos más polémicos. Después de su visita a México y su reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, el magnate afirmó que el muro lo pagaría México.

Los mexicanos se opusieron desde un principio a la construcción y financiación del muro. Pocos se podrían imaginar que fuera una empresa de su mismo país la que se ofreciera a poner en práctica las amenazas del presidente Trump.

«Para el negocio en el que nosotros estamos, Trump es un candidato que favorece bastante la industria», sostuvo el director de la cementera, que cuenta con un 70% de su negocio en Estados Unidos y el 30% en México, y es especialista en concreto, morteros y cemento de alta resistencia.

A pesar de que ciertas partes de la frontera ya están valladas, el desierto de Chihuahua no es una de ellas. Enrique Escalante ve también una oportunidad de negocio con la designación del nuevo presidente gracias a sus proyectos en infraestructura como carreteras y aeropuertos, o energéticos como plantas de petróleo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.