Este capítulo es, probablemente, uno de los más sangrientos de la serie completa pero no por ello más emocionante o interesante. Lo cierto es que este abuso de matar a los personajes se ha extendido por, al menos, los últimos tres episodios. Sí, es un completo abuso que ya nos hace sentir en un bucle de asesinatos sin sentido.

A lo largo de toda American Horror Story, en sus pasadas cinco temporadas, jamás se había llegado a un hoyo sin sentido como esta vez. Puede que haya tenido sus bajones, algunos momentos aburridos, pero jamás como en esta ocasión. De tanto y tanto lo mismo nos hemos vuelto insensibles a lo que les ocurra a los personajes. Ya da igual, y eso debe ser muy preocupante para una serie sobre todo si estamos en el penúltimo capítulo de la temporada.

En este noveno episodio participó Taissa Farmiga, a la que hemos visto en otras temporadas de AHS. Su aparición nos recuerda mucho a Blair Witch (pero milenniall). Farmiga hace de una fan de la serie de My Nightmare Raonake que junto a dos amigos merodean la vieja casona en la que tantos horrores vivieron Matt y Shelby. Con tomas de sus respectivas GoPro y su smarphones en su debido selfie stick, se encuentran con Lee herida (o al menos eso parece). Esa Lee las lleva a un lugar donde se encuentra un auto volcado y ella se les aparece dentro de él sin vida. Los jóvenes dan parte a la policía, que los interroga y por poco los arresta por haber traspasado una propiedad privada.

ahs-farminga

Como podemos adivinar, los chicos regresan. Lee vuelve a aparecer y mata a uno de los chicos. Los otros dos huyen para encontrarse con todo el staff muerto y los actores también. Los chicos hablan a la policía pero esta no les hace ningún caso por el incidente previo. Ven en las cámaras que Monet y Audrey siguen con vida y sin ninguna lógica intentan ir a la casona a "salvarlas". Lee mata a Monet y hiere a Audrey; aparece la Carnicera y sacrifica a los chicos. Todo así, sin sentido, apresurado y ya sin la tensión de ver caer a los personajes. Es más, uno quiere que ya se acabe todo ya así mueran todos.

En este punto la historia tiene un gran problema: ¿por qué los chicos sí pudieron hablar por teléfono y todos los demás no? ¿Por que a Monet no le hicieron daño los Polk si intentó huir? ¿Por qué a nadie se le acaba la batería de su smartphone si se la pasan grabando? ¿Cómo es que los muchachos tienen Internet y no piden ayuda? ¿Por qué nunca le pasa nada a la policía? ¿Quién llamó a la policía en la mañana siguiente si no quedó nadie vivo excepto Lee que estaba inconsciente?

En fin, este cúmulo de "pequeñas" inconsistencias hacen del capítulo (y la temporada) un amasijo de muertes, hachazos, disparos, sangre y tripas. A los creadores de la serie se les terminó la capacidad de asombro con tantos abusos.

Así pues, Lee es la única superviviente de esos días de luna roja; de esa masacre sin sentido. En la promo del siguiente capítulo vemos cómo es que Lee se enfrenta a un nuevo reto: el juicio que la puede condenar por las muertes ocurridas. Acá vemos otro crossover con una temporada pasada de AHS, Lana Winters de Asylum (a su vez también sobreviviente) es quien entrevista a Lee.

Veamos pues si el cierre pone a la altura la temporada o si ya es demasiado tarde. Ryan Murphy ha declarado estar escribiendo el guion de la siguiente temporada, ojalá no repita los errores de esta, la que puede llamarse, peor temporada de American Horror Story.