Todavía inmersos en el proceso de compensación a propietarios del Samsung Galaxy Note 7, la compañía ha emitido un comunicado en la web de prensa de Corea del Sur en la que anuncia que los usuarios que fueran propietarios de un Galaxy Note 7 podrán adquirir un Samsung Galaxy S8 o un Samsung Galaxy Note 8 a mitad de precio cuando sean lanzados el próximo año, hayan adquirido o no un terminal de la familia Samsung Galaxy S7 como primer paso de la compensación.

Además, el comunicado también incluye un apartado donde la compañía aclara que ofrecerá un 50% de descuento en dos reparaciones de pantalla, que teniendo en cuenta la tecnología y materiales de los últimos modelos, suelen ser siempre bastante caras. Aunque por el momento no se ha anunciado nada para Europa, el comunicado es muy claro nombrando los dos modelos venideros, de donde se extrae su existencia.

Normalmente Samsung nunca hace públicos los nombres de sus terminales antes de presentarlos en eventos propios futuros, pero este año la situación es excepcional ante los problemas del Note 7. Debido a la manera en que el caso ha afectado al nombre y a la reputación del terminal y de la familia, se había especulado mucho con la desaparición de la gama el próximo año, sin que el Samsung Galaxy Note 8 llegara a producirse, tras los seis lanzamientos anuales desde 2011.