La comunicación entre coches será la próxima revolución y comenzaremos a verla en la próxima generación de los vehículos más tecnológicos. ¿Cuál será el primer paso? Ford ha presentado la luz de freno electrónico de emergencia, un sistema que se encargará de avisar a todos los conductores que se ha producido una frenada de emergencia y deberán tomar medidas para evitar una colisión.

Esta tecnología está siendo probada por una unidad de Mondeos Híbridos en Reino Unido con el objetivo de analizar la viabilidad. El sistema avisaría cuando un vehículo que tenemos por delante frena en seco, incluso si esto ocurre fuera de nuestro campo de visión, a una distancia de hasta 500 metros. En el cuadro de instrumentos el conductor verá la alerta para poder anticiparse a la frenada.

En 2017 se probará una variante más de la comunicación entre vehículos que informará cuando otro coche esté bloqueando un cruce cercano o si se acerca una ambulancia, un coche de policía o un camión de bomberos para priorizar la llegada de los vehículos a cruces sin señales de tráfico o luces.

Las pruebas de ambas tecnologías se llevarán a cabo durante los próximos dos años tanto en carreteras abiertas como en circuitos cerrados y se espera que lleguen a los coches de calle un año después como simple información adicional. Para ello, hay que resolver en pocos años muchas preguntas: ¿cuánta información consumirá este sistema? ¿Cómo se comunicarán los coches? ¿Quién asumirá el coste? ¿Será bajo un estándar o cada fabricante será propietario de la comunicación exclusiva entre los coches de su catálogo?