¿Cómo entienden los coches autónomos lo que sucede a su alrededor? Con los radares LIDAR, la herramienta más costosa de este tipo de vehículos, se soluciona el problema. Seguro que al ver la foto de un coche autónomo habrás notado que tienen en el techo una estructura especial, aquí es donde se tiene que ubicar esta tecnología, para ver todo lo que ocurre en las proximidades. Pero es un elemento tremendamente costoso y que hace imposible a un consumidor medio adquirir ahora uno de estos vehículos y probablemente lo impida en la próxima década.

El tamaño, la complejidad y el costo de la actual generación de radares LIDAR son importantes barreras para la comercialización de cualquier tecnología que dependa de ellos.

¿Cuánto cuesta un radar LIDAR?

Así ve un coche autónomo gracias a los radares LIDAR

Muchos vehículos autónomos que circulan por Silicon Valley usan la tecnología de Velodyne, que escanea 2,2 millones de puntos de datos en su campo de visión cada segundo y puede determinar la posición de objetos a una distancia de 120 metros con una precisión de centímetros.

Este radar LIDAR pesa más de 13 kilogramos y cuesta más de 70.000€, lo mismo que muchos coches de lujo. Desde Velodyne aseguran tener ya lista la siguiente revisión, que ofrecerá un rango de 200 metros, pesará 600 gramos y costará unos 450 euros una vez llegue a la producción a escala. Pero no lo esperes hasta dentro de 10 o 15 años.

Innoviz, una startup israelí, asegura poder crear un radar LIDAR en 2018 con un coste de 90 euros, además será fijo y no móvil como los actuales lo que según los responsables ofrecerá un campo de visión más amplio. Pero es un sueño, no han presentado nada material y ningún vehículo en prueba de ningún fabricante los utiliza.

Más espectacular es lo que promete un equipo de trabajo del MIT: un solo chip capaz de ofrecer visión a pocos metros pero con un coste inferior a 9 euros, quizá puedan desarrollarlo para ofrecer un alcance mayor, pero es una línea de investigación muy prometedora.

Cada vez salen a la luz más empresas que prometen revolucionar esta tecnología, que será core para el negocio de los coches autónomos y que ya está levantando rondas de financiación muy interesantes e inversiones de fabricantes tradicionales como Ford. Y es que el que controle la fabricación de radares LIDAR es posible que decida el destino del coche autónomo.

Toda tecnología se abarata conforme su rentabilidad se eleva gracias a la producción masiva por el consumo elevado. Esto sucederá con los radares LIDAR y en ese momento podrás comprar tu coche autónomo. ¿Cuándo? Algunas voces afirman que pasarán al menos dos décadas para que veamos coches autónomos asequibles.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.