Las dificultades que la humanidad tuvo que superar para escalar hasta el tope de la cadena alimenticia y mantenerse ahí, no fueron para nada fáciles. Durante siglos, los seres humanos fueron considerados simples monos deformes por los demás animales; eso hasta que nos dimos cuenta de que las demás criaturas vivas no podían distinguir entre un "Cabernet" del 47 y un "Pinot" del 36.

Por eso ahora los llamamos "animales salvajes".

Desde que logramos someter al planeta tierra a nuestra caprichosa voluntad, muchas especies asumieron que siempre seremos los líderes y decidieron volverse nuestros amigos, quizá temporalmente hasta que sus planes de venganza estén listos pero, al menos por ahora, todo va bien.

Llegando hasta el punto en que confiamos en ellos para que nos acompañen a la guerra o para que guíen a los miembros ciegos de nuestra especie; situaciones en que fácilmente nos podrían traicionar. Sin embargo, varios de ellos han preferido irse al otro extremo y realizar sorprendentes actos de heroísmo en favor de sus amos. A continuación verán los cinco más increíbles.

5. Cher Ami, la paloma Rambo

Las palomas de la modernidad sirven exclusivamente para ensuciar y mantener vivos a los gatos callejeros. De resto no hacen mucho. En cambio, los ancestros de la actual generación de estas aves superan con creces a sus descendientes. Siendo el caso más destacado el de "Cher Ami", una paloma mensajera que sirvió al ejército americano en la Primera Guerra Mundial.

El tres de octubre de mil novecientos dieciocho, el Mayor Charles White Whittlesey y quinientos soldados se encontraban atrapados bajo una colina, tras líneas enemigas, sin comida, ni municiones. Rodeados de alemanes y de escuadrones aliados que tomaban a los hombres de Charles como enemigos desconocidos, muchos murieron durante el primer día.

Al segundo día del asedio, quedaban poco más de ciento noventa hombres con vida. Whittlesey comenzó a enviar palomas mensajeras con la esperanza de recibir refuerzos. A la primera ave le dispararon, lo mismo sucedió con la segunda. Solo quedaba Cher Ami. El Mayor ató el siguiente mensaje a su pata: "Estamos por el camino paralelo a 276.4 Nuestra propia artillería dispara directamente hacia nosotros. Por el amor de Dios, deténganlos".

El noventa por ciento de la vida de un soldado en la Primera Guerra Mundial, consistía en esconderse y rezar.

Cher Ami recibió un disparo luego de esquivar varias ráfagas de balas, pero tuvo la fuerza para despegar por segunda vez. Consiguió volar hasta los cuarteles de la división, que se encontraban a cuarenta kilómetros de viaje. Sus esfuerzos posibilitaron que se enviara ayuda a los soldados atrapados, salvando ciento noventa y cuatro vidas. A pesar de que le habían disparado en el pecho, quedado ciega de un ojo, cubierta de sangre y con una pierna colgando solo por un tendón, Cher Ami se las arregló para entregar el crucial mensaje. Logrando más de lo que muchos de nosotros en nuestra vida entera.

Sus hazañas incluso han quedado inmortalizadas en un libro para niños.

4. Wojtek, el oso sirio adoptado por el ejército polaco

Durante la Segunda Guerra Mundial, la humanidad decidió suspender las reglas de la lógica para emprender el conflicto más extremo que se haya visto jamás. Armas de destrucción masiva, traiciones inesperadas, miseria y muerte por doquier, etc. Durante seis catastróficos años, el mundo entero se convirtió en una sangrienta temporada de Game of Thrones.

En lugar de dragones habían bombas atómicas. HBO.

Este caótico bucle temporal (probablemente causado por un torpe viajero del tiempo) fue lo que permitió que el ejército polaco alistara a un oso a sus filas. Fue adoptado en Teherán como cachorro, luego de que su madre fuera asesinada por cazadores. Lo llamaron "Wojtek", lo que traducido al español significa "aquel que disfruta la guerra".

El oso se volvió amigo de todos con rapidez. Aprendió a luchar amigablemente con sus compañeros, la cerveza se convirtió en su bebida preferida y le encantaba comer cigarros; incluso lo enseñaron a saludar a la manera militar.

The Revenant nos mintió a todos.

En las campañas vivía junto a los soldados en una jaula de madera. A la hora de batallar, Wojtek era encargado de cargar con la munición. Hasta llegó a luchar en la famosa batalla de Monte Cassino, cargando municiones a cuestas sin que se le cayera ni una.

Lo que lo hizo merecedor de esta bella estatua.

3. Gander, el perro héroe canadiense

Luego de que arañara la cara de un niño por accidente, el dueño de Gander lo donó al ejército canadiense, para que así no corriera el riesgo de ser ejecutado.

Gander fue enviado a pelear en la batalla de Hong Kong, luego de Pearl Harbor. Durante una parte particularmente tensa del conflicto, un soldado japonés lanzó una granada hacia donde se encontraban varios soldados canadienses heridos, con Gander entre ellos. El animal cogió la granada con la boca y corrió con todas sus fuerzas hacia el enemigo, muriendo en la explosión y salvando a los miembros de su escuadrón.

*llora violentamente.

Desde entonces, Gander es considerado un héroe de guerra en su país. Ha recibido todo tipo de honores póstumos y no faltan en ningún museo canadiense recordatorios suyos.

2. Salty y Roselle, las caninas que guiaron a sus dueños fuera de las torres gemelas

Omar Rivera y Michael Hingson tuvieron la mala suerte de encontrarse en el World Trade Center el once de septiembre de dos mil uno. Cada uno acompañado por su fiel perra lazarillo, Salty y Roselle, respectivamente.

A pesar del horrendo caos que se desarrollaba a su alrededor. Ambas fueron capaces de mantener la calma y guiar a sus amos por las escaleras de un edificio que se encontraba a punto de colapsar. Omar y Michael cuentan que, a pesar de que escombros caían por todos lados y la gente corría presa del pánico, sus guías caninas no perdían la concentración que requerían sus trabajos. Así, llevaron a ambos hombres ciegos hasta el metro de Nueva York en donde podían guardar refugio.

El que decidió que los perros serían mejores guías para los ciegos que los gatos, estaba en lo cierto.

Ambas perras han sido colmadas con todo tipo de honores. Michael incluso decidió dedicar su vida a trabajar en la organización Guide Dogs for the Blind, encargados de proporcionar perros lazarillo bien entrenados a los discapacitados de la vista en Estados Unidos.

1. Rufus, Target y Sasha, de perros de la calle a héroes de guerra

Cuando el sargento Chris Duke fue enviado a Afganistán, se hizo amigo de varios perros callejeros de la región, junto con sus compañeros soldados. Les daban comida y hasta dormían junto a ellos. El vínculo creció tanto que no dudaron en proteger a sus camaradas humanos cuando llegó el momento.

Una noche, un hombre cargando explosivos atados al cuerpo trató de entrar al cuartel de los soldados, con el objetivo de matar a todos los que estuvieran dentro (cincuenta personas). Rufus, Target y Sasha identificaron al terrorista como una amenaza y comenzaron a morderlo salvajemente. Este detonó los explosivos, pero como no pudo entrar al edificio, no cobró ninguna víctima.

Rufus y Target sobrevivieron a la explosión; pero Sasha tuvo que ser sacrificada, sus heridas eran demasiado graves.

Chris luego volvió a casa, pero por las reglas del ejército, no pudo llevarse a los perros con él. Sin embargo, una organización de veteranos planteó su petición por Facebook y terminaron recaudando veinte un mil dólares para transportar a los caninos desde Afganistán hasta los Estados Unidos. Chris se quedó con Rufus, mientras Target vive con otro soldado en Arizona.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.