Mark Zuckerberg y Priscila Chan se han comprometido a donar 3 mil millones de dólares durante la próxima década para “la cura, prevención y tratamiento de todas las enfermedades”.

En una presentación en la Universidad de California, San Francisco, el matrimonio hizo una declaración de intenciones al revelar su próximo proyecto: la creación de un centro de investigación llamado ‘Chan-Zuckerberg Biohub’, el cual costará 600 millones de dólares y donde colaborarán investigadores de la Universidad de Standford, Bekeley y California.

Desde que naciera Maxima Chan Zuckerberg, la primera hija del matrimonio, la pareja se ha comprometido a donar el 99% de su riqueza a proyectos filantrópicos. El plan del matrimonio es de incentivar la colaboración entre científico e ingenieros, construir herramientas, tecnología y hacer crecer el proyecto.

Aunque es un buen gesto, la inversión difícilmente podrá cumplir con las expectativas. El Instituto Nacional para la Salud estadounidense invierte anualmente 32.000 millones de dólares en investigación médica, únicamente para las enfermedades que aquejan al país al que sirve.

Los Zuckerberg apuntaron que el 'Biohub' tendrá como intereses la investigación en el machine learning aplicado a la genética, la innovación en la monitorización de la glucosa y la inteligencia artificial aplicada a las enfermedades mentales.

¿Se trata de un gesto altruista o de una oportunidad de negocios? No es la primera obra de este tipo en el historial de empresario, ¿alguien recuerda Free Basics?. Mantengamos el beneficio de la duda, pero no olvidemos que Zuckerberg siempre gana y que se trata de una persona que no teme en sacrificar partes importantes de su negocio para obtener mayores ganancias en el futuro.