El fin del roaming en Europa ha sido uno de los temas más controvertidos durante los últimos años. La Comisión Europea ha pospuesto la medida en múltiples ocasiones, pero el 15 de junio de 2017 parece ser la fecha definitiva para viajar sin miedo por nuestra tarifa de telefonía. No obstante, según informa El País, las condiciones con las que podremos utilizar el servicio de roaming en el extranjero incluyen una cláusula que, hasta ahora, nadie esperaba: limitaciones de uso.

Tal y como se informa en el borrador al que tuvo acceso El País, los servicios de roaming gratuito estarán limitados a noventa días al año o treinta días si el usuario se conecta de forma ininterrumpida. Estas limitaciones forman parte de lo que se conoce como política de uso razonable, evitando así abusos y competencias desleales entre las operadoras.

El fin del roaming debía haberse producido a finales de 2015. Dos años después, parece que se hará definitivo, aunque lo hará con ciertas limitaciones para evitar el abuso y el fraude por parte de los clientes.

En el borrador elaborado por la Comisión Europea, se obliga al usuario a volver a conectarse a su red doméstica antes de que transcurra el plazo de 30 días. En caso contrario, el operador podrá comenzar a aplicar una tarifa especial de roaming por los servicios proporcionados en el extranjero. Lo mismo sucedería si el cliente sobrepasa la cuota de noventa días anuales.

Los operadores españoles ya han movido ficha durante los últimos meses con sus políticas de roaming. Además de las reducciones en las tarifas estipuladas desde Bruselas, operadores como Vodafone ya dieron el paso definitivo y eliminaron por completo el roaming, permitiendo a sus clientes utilizar sus servicios al mismo coste que en su red doméstica. Orange, por su parte, ofrece algunos bonos especiales para determinados países, con precios más reducidos que los fijados por la UE. Movistar, en cambio, continúa con una parrilla de precios inflexible y limitada a las directrices de la Unión Europea.

👇 Más en Hipertextual