Los que luchan contra la piratería y las falsificaciones también necesitan fondos para financiar su actividad. Han pasado cinco años desde 2011, cuando Josep Coll fundó Red Points en Barcelona, y dos desde que Laura Urquizu se uniese como CEO a la compañía y aumentase su actividad a un 350% anual. Y hoy, por fin, añaden otro hito a la entidad: una ronda de financiación importante.

La compañía catalana de seguridad, que emplea el sistema SaaS para proteger contenidos y marcas, ha cerrado una ronda de financiación de dos millones de euros. ¿Su inversor? El mismo que hace años vio la oportunidad en Skype y en Wix y que hace poco ayudó a FreedomPop a llegar a España con su modelo freemium de OMV. El fondo Luxemburgués Mangrove Capital, que ha centrado su actividad en Europa, Israel y Rusia, lleva invirtiendo en España desde 2004. Su primera ronda fue a Dialcom, una empresa de software de Zaragoza. Desde entonces, ha extendido varios talonarios al sur de Europa.

Sea como fuere, Red Points, que ha estado centrada hasta la fecha en grandes marcas y entidades, está cambiando su foco de negocio. Ha decidido ampliar su servicio a todo tipo de empresas, ya sean grandes o pequeñas. Y también la expansión global, ya no sólo en términos de servicio, sino también geográficos. Según Laura Urquizu, CEO de la compañía, su intención es mantener su puesto privilegiado en España y ahora salir a conquistar el extranjero, sobre todo a los negocios de Norteamérica. Ya cuentan con algunos clientes de Estados Unidos y Europa, además de sus oficinas en México, pero quieren más.

Posiblemente, la ayuda de Mangrove, fondo al que le precede el nombre, sea incluso de más ayuda que los fondos que han recibido para su conquista internacional.