Catalin Beldea y Alson Wong

El espacio es un lugar ajeno y hostil para los seres humanos. Similar a lo que sucede en Australia, todo tipo de peligros se esconden en cada esquina, capaces de acabar con tu vida en segundos. Radiación, polvo cósmico, agujeros negros, fuerzas de gravedad devastadoras y una extensión inimaginable. Suficientes razones para nunca salir de nuestro lindo planeta.

Sin embargo, la humanidad ha logrado colonizar este terreno fantástico. Ya sea con humanos o con robots, ningún reto es muy grande para nuestra especie. En épocas recientes los viajes tripulados al espacio se han restringido un poco por el alto costo económico que significan y porque todavía es más seguro enviar a nuestros esclavos electrónicos a hacer el trabajo duro, por lo menos antes de que suceda la rebelión de las máquinas.

"Año 2031: todos los S7 han explotado, ahora solo quedan ellos". Warner Bros

Como la comodidad lo es todo, nos hemos conformado con investigar el espacio usando telescopios equipados con cámaras capaces de capturar una galaxia lejana tan fácilmente como resulta tomar una foto cliché a lo Instagram de un atardecer. También es posible hacer algo similar con cámaras comunes, pero es exageradamente complicado.

Aunque las imágenes tomadas por los mejores telescopios no ostentan originalmente los maravillosos colores que podemos ver en ellas; sino que son coloreadas en un proceso que depende de muchos factores. Por ejemplo, el Hubble captura fotografías en blanco y negro, estas son luego retocadas para poder ver los detalles más claramente. Estos científicos utilizan el color como una herramienta para destacar ciertos aspectos compuestos de luz infrarroja, que el ojo humano no sería capaz de observar por sí solo. Así terminamos con algo como esto.

Sí, hasta los científicos utilizan filtros.

En los últimos años, el auge de la fotografía astronómica se ha hecho evidente. Debido a esto, en el 2009 (año internacional de la astronomía), el National Maritime Museum organizó un concurso llamado Astronomy Photographer of the Year, dedicado a premiar a los mejores exponentes de este peculiar nicho de la fotografía moderna.

A continuación podrán ver las imágenes ganadoras de esta interesante competencia. La creatividad, el esfuerzo y la maestría de los individuos responsables por ellas se hace obvia inmediatamente en la belleza cósmica que capturan.

Yu Jun

Gyorgy Soponyai

Kolbein Svensson

Nicolas Outters

Ignacio Diaz Bobillo

Jordi Delpeix Borrell

Katherine Young

Wing Ka Ho

Dani Caxete

Damian Peach

Gerald Rhemann

Ainsley Bennett

Mikko Silvola

Yu Jun

Steve Brown

Pavel Pech

Brendan Devine