Los coches autónomos necesitan de toda la información posible para poder ser lo más seguros posibles y para ello nada mejor que radares LIDAR, cámaras de visión 360 grados, sensores de proximidad e información GPS de gran calidad usando mapas en 3D. Y Japón comenzará a desarrollarlos este mismo mes para poder ser líderes en este campo.

El primer paso es la construcción de mapas en 3D que cubrirán unos 300 kilómetros de las principales autopistas. Estos mapas mostrarán la inclinación de las carreteras, la señalización, estructuras y otros datos de interés para poder determinar correctamente el posicionamiento. La información GPS se combinará con la visión de las cámaras para poder mantener al coche dentro del carril y prevenir accidentes. Los responsables afirman que aún se producen errores y por ello necesitan combinar toda la información posible, no es suficiente solo con los mapas ni con los sensores.

Por ejemplo, en carreteras con más de 4 o 5 carriles, los sensores tienen a dar lecturas erróneas relacionadas con la determinación del carril de la derecha entre todos los existentes, para ello, es fundamental es uso de mapas en 3D de alta calidad. Muchos fabricantes tienen incorporados mapas en 3D pero no son de calidad, sirven solo para pintar la información de una forma más bonita para el usuario pero no es útil para el coche.

Para la creación de los mapas se emplearán sensores capaces de detectar la forma e información de las señales de tráfico, los giros a la izquierda y derecha, los pasos de peatones y los semáforos. A estos datos se les añadirá la información de las líneas de las carreteras, los cambios de asfalto y las señales acústicas que indican zonas de peligro.

El proyecto está apoyado por el gobierno japonés gracias al programa de promoción estratégica de innovación en conducción automatizada. De esta forma quieren llegar a 2020 con las mejores cartas sobre la mesa para poder ofrecer a los coches autónomos un lugar perfecto para desarrollarse.

👇 Más en Hipertextual