Lo inalámbrico no es el futuro, es un presente que posibilita que millones de dispositivos en el mundo tengan acceso a Internet y puedan transferir información de manera totalmente transparente y conveniente. El uso del cable ha quedado muy limitado a empresas y a casas con necesidades especiales por una cuestión de espacios físicos amplios donde la transmisión inalámbrica deja que desear o no es suficiente para el caudal de datos necesario. Mientras que lo inalámbrico alcanza al puerto ethernet en velocidad, el cable también seguirá siendo el futuro.

Por ello, que además de mejoras sobre el estándar Wi-Fi, también las haya sobre el cable es una gran noticia. El máximo organismo estandarizador, IEEE ha aprobado el nuevo IEE P802.3bz, que aumentará la velocidad del Ethernet tradicional hasta cinco veces sin desechar los cables actuales, la mayoría de Categoría 5 y 6 (Cat5e y Cat6).

Este lanzamiento no quiere decir que cualquier puerto Ethernet actual se vaya a beneficiar de un incremento en velocidad. Dado que es nueva tecnología, los fabricantes deberán lanzar nuevas soluciones de tarjetas de red en ordenadores de sobremesa y en adaptadores para portátiles, teniendo en cuenta que el propio puerto Ethernet está desapareciendo por su grosor.

Todavía falta tiempo para que este estándar Ethernet llegue a los hogares, pero dada la velocidad con la que está creciendo la implementación de la fibra, y el ritmo con el que la velocidad de esta está creciendo, la mejora acabará siendo útil en cualquier área doméstica, siempre que se quierta obtener la mayor velocidad que los operadores ofrecen, ya que al Wi-Fi aún le queda para alcanzar velocidades gigabit de manera efectiva.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.